martes, 10 de septiembre de 2013

Nunca acabarán con las palabras de Allende

Excelentes y emocionantes artículos de Lagos y Dorfman, entre otros, sobre el golpe de estado en Chile de hace cuarenta años desde la perspectiva de hoy. La izquierda de hoy es distinta, y no se trata de contribuir a fabricar falsos mitos, pero heredamos el compromiso moral de unas palabras, las últimas de Allende, que nunca podrán acallar (el archivo de audio está aquí):
Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.
El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.
Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada