martes, 22 de agosto de 2017

Mirant al futur: autogovern, coordinació, solidaritat

Les legítimes anàlisis que es facin encara en calent després dels atemptats terroristes de Barcelona i Cambrils s'han de fer amb molta prudència i amb molt de respecte per les persones que els han viscut més d'aprop, en especial les víctimes i els seus familiars, les comunitats d'on eren els assassins i els cossos d'emergència i seguretat.
Tres coses em sembla que es poden afirmar, molt provisionalment i amb tot respecte per les persones que no ho vegin així:
1) L'autogovern funciona. Tot el món ha pogut veure que, contràriament a les queixes que retraten Catalunya com si fós una colònia, en realitat hi ha un govern català amb importantíssimes competències, per exemple en salut, emergències i seguretat. Moltes d'aquestes es van desenvolupar i desplegar al màxim per cert sota presidents de la Generalitat socialistes i governs d'esquerres.
2) La coordinació és necessària. La capacitat per respondre als problemes que es plantegen no treu que, com passa a França, a Bèlgica i al Regne Unit o Alemanya, hi hagi molta feina a fer pel que fa a la coordinació entre nivells de govern i cossos de seguretat. El concepte de "sobirania" o la noció de "l'estat" estan totalment desfassats per fer front als problemes de seguretat en el seu sentit més ampli al segle XXI. Qualsevol breu reflexió sobre la situació geoestratègica on ens trobem fa aquesta reflexió encara més òbvia per al cas català. En el curt i mitjà termini, les polítiques públiques tant per evitar una crisi a la indústria turística i alhora per mitigar els seus efectes negatius sobre la població local, com per prevenir la radicalització de sectors minoritaris d'immigrants, requereixen coordinació estreta des del nivell europeu fins al nivell local.
3) La solidaritat s'ha d'agraïr. Jo sí que he sentit la solidaritat de moltíssimes persones de tota Espanya. Hem de ser més agraïts. Al marge d'amistats (que he agraït personalment), m'ha arribat al cor la solidaritat dels jugadors del Betis, de la ciutat de Madrid, de presidents i presidentes de Comunitats Autònomes, de comunitats musulmanes de tota Espanya (també són espanyols i europeus, com jo), d'artistes, de periodistes i dibuixants de vinyetes còmiques (el cor de Forges). No tenim dret a examinar amb lupa i a intimidar: la solidaritat ha existit i ha estat enorme. Qui no vegi que aquesta solidaritat no distingeix entre orígens i accents és que no ha passejat pels altars espontanis que han sorgit a La Rambla després dels atemptats. És lamentable que la forma que alguns tenen d'agraïr-ho sigui oblidar que a Madrid al 2004 va haver-hi un atemptat encara més tràgic, o distingir entre espanyols i catalans a l'hora de comptar les víctimes (o encara pitjor, negar la condició de català a una persona de Rubí nascuda a Granada). Alguns es queixen que els espanyols no són federalistes (i a la vegada practiquen el bullying contra els federalistes catalans); quan ho són, els hi demanen devoció a la plurinacionalitat; quan se'n fan devots, no els hi agraeixen la solidaritat i destaquen el que ha dit un capellà marginal o critiquen intimidatòriament l'editorial d'un diari que ha dit el que també pensem molts catalans...
Un atemptat tràgic ens ha explicat millor que qualsevol llibre el món en què vivim: persones de desenes de nacionalitats són atacades en el passeig que simbolitza la diversitat i la llibertat. La reacció de la ciutadania ha estat un corrent immens de solidaritat i missatges contra l'odi i el sectarisme. La reacció de les institucions ha estat demostrar que el govern multi-nivell pot funcionar, però que és millorable. Perquè l'autogovern segueixi funcionant i ho faci millor, perquè la coordinació sigui més eficaç i perquè la solidaritat continui i sigui agraïda calen responsables polítics de qualitat. En això hi ha hagut clarobscurs. Per una banda, s'ha après la lliçó del 2004, i ningú ha intentat fer una utilització descarada dels atemptats. Per altra banda, a alguns responsables polítics (com Forn, Zoido i Puigdemont) en algun moment se'ls ha vist superats per les circumstàncies. Sota els focus de la BBC i la CNN un es pregunta si la formació que dóna la política local catalana i espanyola és suficient per fer front als grans reptes del món del segle XXI.

lunes, 21 de agosto de 2017

El gobierno del PP y la regulación independiente

Sorprendentemente el gobierno del PP se ha alineado con la izquierda radical al considerar que los organismos reguladores independientes son antidemocráticos. Lo ha descubierto el periodista del diario El País Claudi Pérez hurgando en los argumentos escritos que el gobierno español ha presentado ante requerimientos de la Comisión Europea. Una vez más, las autoridades de la UE han tenido que tirar de las orejas a nuestros ministros (tan supuestamente liberales y europeístas) en cuestiones relacionadas con nuestras industrias de red o con la política de defensa de la competencia. Es por esto que en la crónica de Claudi Pérez un economista de la UAB bien conocido por los lectores de este blog, dice que “El Gobierno ha dado sobradas muestras de no creer en los reguladores independientes. Lo mejor que ha hecho la Comisión por España es ser una especie de policía en telecomunicaciones, energía y competencia; cabe esperar que en este contencioso se ponga de nuevo de parte del regulador”. Seguramente se le preguntó por haber escrito esto y esto, entre otras piezas. Como comentario de la noticia, Xavier Vidal-Folch aclara con razón que la independencia de los reguladores no es una verdad absoluta, sino que hay que buscar el nivel y la forma óptimas de intervención pública, que no siempre pasa por la intervención ministerial. Los reguladores relativamente independientes del gobierno se justifican por la necesidad de tomar decisiones al margen del ciclo político y de las oscilaciones a corto plazo de la opinión pública, y por la necesidad de reclutar expertos en industrias relativamente complejas. El Partido Popular sólo ha mostrado entender esto cuando Aznar gobernó sin mayoría absoluta y creó la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), que después otro gobierno del PP desmanteló, después de que el gobierno socialista tomara la decisión federalista de ubicar su sede en Barcelona. Todo lo demás ha sido un desastre. Nuestra suerte ha sido exactamente la labor de monitorización de la Comisión, que ha impedido males mayores, y nuestra sujeción a la soberanía comunitaria en cuestiones de telecomunicaciones, energía y defensa de la competencia. Que la independencia no es una verdad absoluta lo demuestra precisamente el carácter no independiente, sino político, de la Comisión. Pero con opiniones públicas y sistemas de grupos de presión nacionales, la mejor combinación es la supervisión del nivel europeo con una regulación efectiva (independiente de los gobiernos) en los estados-miembro. No es verdad que el gobierno quiera hacer política energética con las decisiones de regulación. Lo que quiere hacer son favores. Una vez más, gracias Europa.

sábado, 19 de agosto de 2017

La Rambla de la libertad y la solidaridad

Una esperanza emerge en la reacción ciudadana tras el atentado del jueves en La Rambla de Barcelona y su apéndice unas horas después en Cambrils: una ola masiva de solidaridad espontánea y un rechazo al odio y al miedo. Otra cosa no podía salir de la avenida más viva, compartida, diversa y libre de nuestra ciudad, como sabía Lorca y como han explicado Enric González y Carlos Zanón. Hubo personas fallecidas y heridas de 35 nacionalidades, número que habría que multiplicar por algún factor porque si sintieron la llamada de Barcelona y su Rambla es porque tenían algo de mestizas y multiculturales. Los del odio y los de las fobias del tipo que sea no van a vaciarla así como así, pero tiene su lógica que quieran acabar con una avenida que representa precisamente el mundo que no soportan. Algunas de las víctimas, como les pasa a muchos turistas y visitantes ocasionales, quizás se hubieran quedado a vivir con nosotros para siempre. Olvidamos a menudo que sólo un par de decisiones separan a un visitante de un ciudadano residente.
El “no tinc por” (no tengo miedo), que salió espontáneamente de la ciudadanía, ha disciplinado a los responsables políticos. Ha sido efectivo, por lo menos de momento, como fue efectivo el “Quien ha sido” en la manifestación tras los atentados en los trenes de Madrid de Marzo de 2004. Teníamos cierto derecho a no estar seguros de que fuera así: entre los responsables políticos actuales hay personas que intentaron mentir para sacar provecho político de los atentados de Atocha, y también hay personas que han estado hasta hace unos días utilizando el poder institucional para saltarse la ley y gobernar sólo para una parte de la población.
No es obvio que la lógica del “no tengo miedo” y de la libertad solidaria tengan que imponerse necesariamente, aunque creo que quien lo impida pagará un alto coste político por ello. A riesgo de simplificar, creo que a grandes rasgos hay tres posibles narrativas en disputa en estos momentos, incompatibles entre ellas, compitiendo en el debate político y mediático-social: la narrativa de la soberanía nacional, la narrativa islamofóbica y la narrativa solidaria que emergió espontáneamente de la Rambla.
La narrativa de la soberanía nacional tiene dos versiones, la española y la catalana, pero están basadas en principios parecidos. A ellas creo que se refiere el editorial de hoy de La Vanguardia cuando menciona que banderas que hasta recientemente han sido utilizadas para dividir a la población no tuvieron el protagonismo deseado en la manifestación del minuto de silencio en la Plaza Cataluña. Unidad, unidad, unidad, dicen unos dando vivas al rey. Otros creen que “La independencia nos daría todos los instrumentos para ser más eficaces contra el terrorismo”. Un importante responsable político que escribió este tuit el día después del atentado fue obligado a borrarlo, pero se pueden leer mensajes parecidos en los medios independentistas. No sólo el mensaje es absurdo, puesto que los países supuestamente “independientes” están pidiendo más, y no menos coordinación policial y compartir instrumentos y no monopolizarlos, sino que además aquí han cometido un grave error: si la ANC hubiera tenido los reflejos adecuados, podía haber liderado la reacción de voluntariado espontáneo tras el atentado olvidándose de mensajes políticos. Pero ni tienen tanta capacidad logística en el área de Barcelona ni debían tener puesto el chip de la solidaridad con todo el mundo, fuera cual fuera su origen.
La narrativa islamofóbica es muy poco sofisticada: “Hay que echar a los moros”.  Anglada (el líder de la extrema derecha racista en Cataluña, no necesariamente españolista) ha vuelto a asomar su siniestra cabeza. Nada vacuna a Cataluña contra el racismo anti-musulmán, ya que en la legislatura anterior nuestra comunidad tuvo muchos más concejales de candidaturas racistas que el resto de España. En los últimos años por suerte ha venido a menos, pero habremos hecho un mal negocio si una parte de los adictos a las fobias pasan de la hispanofobia (o la catalanofobia) a la islamofobia. Como ejemplo del riesgo real de derivas racistas, el actual líder del PP en Cataluña, siendo alcalde de Badalona, hizo campaña bajo el lema “Limpiemos Badalona”, y de eso hace menos de tres años. La mayoría de víctimas del terrorismo de ISIS son personas musulmanas, y como explica Andreu Claret, estos terroristas en concreto o sus líderes e inspiradores persiguen el objetivo precisamente de generar racismo para poder justificar su proyecto.
La narrativa del “No tenemos miedo” (la portada que comparten hoy desde el diario ABC hasta el diario Ara), es la que afortunadamente para todos se ha impuesto de momento. La ciudadanía (los habitantes de Barcelona y sus visitantes) lo dice muy mayoritariamente: “no queremos odiar”. Yo no soy de los que creen que “la gente” o “el pueblo” siempre tienen razón, pero celebro con gran alivio y satisfacción que éste haya sido el grito dominante que ha emergido de la ciudadanía tras los atentados de Barcelona. Es algo enormemente positivo y es responsabilidad de todos construir sobre ello.
Ahora hay que traducir los deseos de la ciudadanía en hechos concretos en el terreno de las políticas y las instituciones públicas. Y para lograrlo habrá que hacer con tiempo y sosiego un análisis previo. Existen una serie de hechos analizables sobre la coordinación policial y política de los que poco a poco, insisto que con responsabilidad y prudencia, habrá que ir sacando lecciones:
-¿Funcionaron y funcionan suficientemente bien las recomendaciones y advertencias entre cuerpos policiales y de inteligencia? Las polémicas sobre los pilones y la supuesta advertencia sobre un posible atentado en las Ramblas, así como el rumor de que el gobierno catalán rechazó la experiencia de los Tedax de los cuerpos de seguridad españoles en Alcanar, deben aclararse.
-¿Fue suficiente la coordinación política? Los gobiernos catalán y español tardaron 20 horas en reunirse y casi un día entero en ofrecer una comparecencia conjunta, y cuando la hicieron olvidaron poner la bandera más importante, la de nuestra nueva patria común, que es Europa. Y no es mera retórica, pues es en el espacio europeo donde hay que coordinar mejor la inteligencia y la seguridad. El déficit de coordinación de nuestra necesaria diversidad institucional pone hoy en riesgo la vida de una ciudadanía solidaria que quiere seguir viviendo en libertad, y ello ocurre ante enormes desafíos geoestratégicos que van a agravarse en las próximas décadas con el cambio climático.
En casos de grandes atentados, como de grandes catástrofes no anunciadas, un gran foco se coloca encima de los gobernantes y sus mecanismos institucionales, y nos permite aprender más sobre su calidad humana y política (en democracia, también hay que solidarizarse con ellos por la gran presión a la que están sometidos). Es legítimo el debate sobre qué tipo de reformas políticas e institucionales minimizarían las descoordinaciones, que ponen en riesgo la vida de las personas, aunque sea verdad que la prioridad ahora sea socorrer a la víctimas, detener a todos los responsables y esclarecer los hechos. Es legítimo el debate democrático sobre qué tipo de reformas políticas, no sólo en Cataluña y España, sino en toda Europa y el mundo, pueden hacer posible que la naturaleza de la Rambla (su libertad y su solidaridad) y su grito (no tengo miedo) se expandan de forma institucionalizada. La Rambla y el mundo que emerge de ella son de todas y todos. Y más temprano que tarde (lo están haciendo ya) volverán a andar sobre ella hombres y mujeres libres de todos los orígenes para construir una sociedad mejor.

lunes, 14 de agosto de 2017

D'aquí un mes i mig, Catalunya desconnectarà d'Espanya però no de la Unió Europea... oi que sí?

Una pregunta habitual a Catalunya és "què creus que passarà?". Una altra és "com acabarà tot plegat?" La segona jo l'acostumo a respondre dient que "tot plegat" no acabarà, sinó que evolucionarà, com tots els fenòmens de l'univers. Respecte a la primera pregunta, la meva resposta acostuma a ser que el més important no és el que passarà, sinó el que ha passat ja, i el que decideixi fer cadascú passi el que passi, d'acord amb els valors ètics i la informació a l'abast de cadascú. És clar que una cosa és informació (almenys és més que dades), però una altra és coneixement i una altra és saviesa. De totes maneres, acceptem per un moment el repte: què passarà? Bé, de fet no hi ha tanta incertesa, almenys en el curt termini, posem fins al 2 d'Octubre. Sabem força bé què passarà: hi haurà com cada setembre una pujada de decibelis de la propaganda nacionalista, hi haurà un tercer intent de simulacre de referèndum (després del 9-N i de les "plebiscitàries"), seguirà o s'accentuarà la divisió de Catalunya,... i per altra banda molt probablement tot seguirà igual. Malauradament per a molts independentistes, la pregunta que hi ha en el títol d'aquest post té una resposta negativa. Això ho sap qualsevol persona mínimament informada a Catalunya (no diguem algú que hagi passat a l'estadi de tenir coneixements), sigui independentista o no. Però els líders independentistes mantenen el discurs oficial, i per tant intenten convèncer a una majoria de la seva parròquia, de la imminència de la independència, en forma de "desconnexió en 48h" després d'un resultat afirmatiu en el "referèndum", independentment del nivell de participació, del marc legal que haurà envoltat aquest nou simulacre de referèndum, de la seva manca de reconeixement internacional, de la manca absoluta de garanties, i de l'altíssima probabilitat que aquesta vegada ni tant sols es faci amb la mateixa facilitat que els dos anteriors simulacres. Però suposem que es fés: llavors què? La versió oficial de Junts pel Sï (que no de la CUP, que és eurofòbica) és que es declararà o es "proclamarà" la independència i plis plas, desconnectarem d'Espanya sense desconnectar de la Unió Europea. Aquest prodigi de microcirurgia jurídico-institucional es faria prescindint del fet, entre altres, que Espanya és un estat-membre de la Unió Europea, de fet un dels més grans entre aquests. Oi que això no passarà? Doncs per què gastar tantes energies i euros en una campanya propagandística que diu que sí a això que no passarà? En realitat els dirigents independentistes, ja que molts tenen informació i alguns tenen coeixements (fins i tot assoleix algun la saviesa),  creuen que la propaganda continuada i massiva servirà algun dia per tenir una majoria àmplia de vots independentistes, o servirà per crear un conflicte d'ordre públic a Catalunya (encara que això el Sr. Esteve no ho té clar) que serveixi perquè algun dia el miracle de la desconnexió selectiva sigui possible. Qualsevol que segueixi la (no) desconnexió que ha seguit al referèndum (legal i victoriós) del Brexit, sap que les coses són molt diferents i molt més complexes. I per tant fins que no s'abandoni l'estratègia actual en realitat el que se seguirà aconseguint serà la divisió de la societat, la decadència de l'autogovern, l'aïllament internacional, el protagonisme de forces polítiques que flirtegen amb la violència de més o menys baixa intensitat, i la pèrdua d'oportunitats d'acció col·lectiva en una societat canviant que no ens esperarà.

jueves, 10 de agosto de 2017

"Pero si a mi me trataron muy bien..."

Los elogios de Vicente del Bosque y Julen Lopetegui a Angel M. Villar pese a las graves acusaciones de corrupción que pesan sobre quien ha sido durante 30 años presidente de la Federación Española de Fútbol, y colega del alma de Sepp Blatter y Michel Platini, sólo son un ejemplo más de una variante del síndrome de Estocolmo que impide a personas aparentemente inteligentes darse cuenta (o reconocer que se dan cuenta) de que están en manos de personajes o sistemas completamente deleznables. Otro ejemplo serían los elogios de otros deportistas al régimen de Qatar: “pues a mí y a mi familia nos trataron muy bien”. Da igual que al mismo tiempo los inmigrantes sean explotados, los derechos humanos más elementales violados, y las desigualdades (incluidas las de género) llevadas a un extremo insoportable. Es obvio que los corruptos y dictadores tratan bien a personajes famosos para lavar su imagen y desviar la atención de la gravedad de sus crímenes. Igual que cada individuo es responsable de su declaración de la renta aunque no la entienda, cada persona debería ser responsable de evaluar con un mínimo de objetividad el comportamiento público de las personas a su alrededor.

Otro ejemplo de esta actitud lamentable lo he conocido leyendo un libro sobre la historia de James Buchanan, el economista norteamericano y premio Nobel que hizo de la crítica a la intervención pública en la economía el eje de su carrera intelectual. Aunque Buchanan nunca presumió demasiado en público de haber asesorado a la dictadura chilena de Pinochet (si los milicos de ese régimen asesino encargaron a la Escuela de Chicago el diseño de políticas económicas, es menos conocido que el diseño de los amarres institucionales y constitucionales del “modelo” fue encargado a la Escuela de Virginia de Buchanan), en privado sí se mostró agradecido por el trato recibido. Por ejemplo (p. 161) escribió al ministro Sergio de Castro agradeciéndole “el buen almuerzo ofrecido en mi honor” y compartió lo mucho que había “disfrutado la totalidad de su visita en Chile”. La Sra. Buchanan, que le acompañaba, apreció “los bonitos regalos, las bellas flores, las joyas chilenas y el vino”. Mientras, los opositores eran torturados a miles y muchos de ellos desaparecían misteriosamente. Los detalles de todo ello quizás eran desconocidos por los Buchanan, pero lo que siendo gente culta no ignoraban es que los regímenes militares que gobiernan tras echar del poder a un gobierno democráticamente constituido suelen caracterizarse por el uso arbitrario de la violencia.

sábado, 5 de agosto de 2017

L'independentisme, fase superior del pujolisme

La auto-inculpació de Jordi Pujol confessant que era un defraudador fiscal i els gravíssims problemes de corrupció en què està implicada la seva família, no impedeixen veure molts factors de continuïtat entre la deriva del procés independentista i la llavor que va sembrar durant molts anys el pujolisme. Si l'onada identitària internacional la complementem amb la perspectiva d'història local, específica, del pujolisme, no estarem molt lluny d'assolir les claus interpretatives essencials per entendre el que passa a Catalunya (sumat a la sentència de l'Estatut, el PP, etc.). Algunes fotos que han corregut per la xarxa, amb Jordi Pujol en primera fila d'un acte de Puigdemont (on entre Pujol i Toni Comín només hi havia l'actual conseller d'Interior i un altre personatge, cosa ben descriptiva d'una aproximació progressiva) il·lustren aquesta realitat. De l'actuació impune dels serveis de seguretat d'un partit en el Parlament de Catalunya a l'any 1984, en ocasió de la querella de Banca Catalana, hem passat a la glorificació d'organitzacions para-governamentals i a l'aixopluc d'organitzacions que justifiquen la violència sota el ben après argumentari de la diferenciació entre legalitat i legitimitat. La contínua erosió de les institucions públiques per satisfer una estratègia de formació de l'esperit nacional demostren que, quan coincideixen amb un fracàs estrepitós dels projectes d'internacionalització, la retòrica europeista del passat era pura façana. La paràlisi del PP proveeix l'excusa perfecta per una estratègia d'apropiació de tot allò que hauria de ser comú. És igual si els resultats reals, de creació de noves institucions, són inexistents: l'objectiu és bàsicament identitari. L'atracció de personatges provinents de l'esquerra, alguns per convicció i altres per oportunisme, i entre aquests alguns obtinguts a un preu més car i altres a preu de saldo, també ha format part històricament de la caixa d'eines del pujolisme. Intel·lectuals ben cuidats per Jordi Pujol i Soley amb generoses càtedres en (de Catalunya) obertes universitats avui pregonen als nostres diaris que el procés independentista és a Catalunya el que el 15M va ser a la resta d'Espanya, quan la majoria dels que sí que van recolzar el 15-M a Catalunya, com Carlos Jiménez Villarejo o Guillem Martínez, denuncien que el "procés" d'Artur Mas i els Pujol va ser la forma de frenar el 15-M a Catalunya. El mateix sociòleg que fa l'associació entre 15-M i el procés també ens diu que els independentistes són els sectors més joves i dinàmics de la societat catalana. Gràcies per la desqualificació. Però no està molt clar on deuen estar aquests joves dinàmics, perquè si mirem els resultats electorals de l'àrea metropolitana de Barcelona (que deu ser on hi ha més joves dinàmics de Catalunya) resulta que hi ha poquíssims regidors de partits sobiranistes, o aquests partits treuen els seus pitjors resultats a les eleccions de tot tipus. Per sort en el mateix diari hi havia avui articles refrescants de Remei Margarit i Xavier Arbós, que ja se sap que no deuen estar entre els sectors més dinàmics. Intento aïllar-me de tanta intoxicació llegint l'autobiografia de Juan Goytisolo, un exemple de persona per qui fugir de la burgesia catalana, de l'Espanya negra i del pujolisme, i a la vegada lluitar per la democràcia i per la fecundació de cultures van ser la mateixa cosa. I una persona que igual que molts de nosaltres patia tortícolis veient els canvis espectaculars d'alguns vells companys de lluita.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Dues banderes, però un sol objectiu

La solidaritat entre nacionalistes que denuncia el darrer editorial de Federalistes d'Esquerres consisteix a mantenir per tant de temps com sigui possible el teatre del "procés", perquè aquest teatre és l'únic que manté en peu els dos governs, el de Puigdemont i el de Mariano Rajoy. Que és purament un teatre a aquestes alçades ho saben tots els dirigents polítics, però clarament no ho volen explicar als seus potencials votants: no hi ha cap possibilitat que Catalunya sigui un estat independent ni a curt ni a mig termini. Sense el procés independentista català hi hauria a Espanya un govern reformista i a Catalunya hi hauria una majoria diferent, tirant endavant obres de govern (de les quals ni se'n parla a Catalunya des de fa cinc anys). L'única por que fa Puigdemont a Madrid és la por del col·lapse del "procés" independentista, que deixaria sense raó de ser el propi govern de Rajoy i sense excusa a la resta de forces polítiques per arribar a acords que impliquessin una alternativa a Rajoy i una reforma en profunditat de les Espanyes. I la por més gran que li fa el govern de Rajoy als líders independentistes és la por de la seva desaparició i la seva substitució per una majoria reformista a Espanya que impulsi reformes federals, socials i de regeneració democràtica. Un amic meu em fa l'analogia entre el federalisme com un "first best" (un òptim de primer ordre, aquell que és factible quan no hi ha restriccions de cap mena) impossible, i un independentisme com un "second best", un òptim de segon ordre que sí que tindria en compte la restricció segons la qual segons ell el govern Rajoy no té cap intenció de tenir en compte la voluntat dels catalans. L'argument està ple de tota mena de trampes propiciades pel "framing" indepe, però dues són les principals: ni el govern de Rajoy és l'única opció a Espanya (de nou es confon l'estat amb el govern), ni la independència és factible avui per avui en el marc de l'actual Constitució i de la zona euro i la UE i de la correlació de forces internes i externes existent. Per tant, tenint en compte les restriccions del món real, i movent-nos estrictament en opcions de "second best", jo veig dues alternatives: o reforma (que serà lenta i difícil, com són les coses en democràcia) o la paràlisi actual. Si seguim en la paràlisi actual les coses poden ser assumibles, o poden anar a pitjor, per exemple amb grups creixentment radicalitzats i una divisió cada vegada més profunda de la societat catalana, en absolut vacunada contra la violència com hem vist els darrers dies. Un altre amic es pregunta que si caldrà defensar amb ungles i dents la denominació de les entitats federals com a nacions en la reforma federal. Jo espero que no, i jo no he defensat mai aquesta posició. Crec que cal respectar que cadascú es digui com vulgui i intentar entendre'ns. A mi igualment és un debat que m'incomoda una mica perquè no estic segur que ens acosti a un acord i perquè crec que tot és tan plurinacional (fins i tot cadascun de nosaltres) que és molt difícil organitzar res sota el concepte de nació o els seus derivats. Potser seria millor ser més agnòstics i decidir que cadascú es digui com vulgui.  D'acord amb El Danubi de Magris qualsevol territori (Espanya, Catalunya, etc.) està ple de tantes nacions que és molt difícil retallar-lo perquè tingui certa homogeneïtat cultural o "nacional". A Espanya convivim persones que creuen que la seva nació és Espanya, altres que és Catalunya, altres que és Euskadi, altres que és Colombia (totes elles per altra banda tan semblants), altres que no se senten de cap nació, altres que en tenen diverses... i el territori és massa petit com perquè no ens entenguem. Per altra banda, sobre la sobirania dels espanyols, crec que Espanya és sobirana quasi només en el sentit que la Constitució diu que les seves parts no poden separar-se només perquè vulguin. En tota la resta, Espanya o qualsevol estat-membre de la zona euro ja no són sobirans. I a partir d'aquí serà més fàcil entendre'ns. I també serà més fàcil entendre'ns si ens reconeixem i ens respectem. Per cert, una persona que signa a Facebook com Toni Berini, és la mateixa Toni Berini que col·laborava amb campanyes del PSC? Pot ser que aquesta mateixa persona hagi anomenat a Federalistes d'Esquerres "federalistes de pacotilla" arrel del darrer editorial? Són federalistes de pacotilla per exemple Josep M. Vegara, Núria Gispert o Xavier Roig, per citar tres persones que van participar en un recent acte de l'entitat i van expressar posicions federalistes? Si uns no volen veure que el federalisme existeix (una versió moderna de la desaparició de persones a les fotos del stalinisme), i altres desqualifiquen els federalistes, serà difícil entrar en el debat sobre les reformes viables, "second best" i factibles (i assumibles pel 80% de la població, incloent alguns dels que porten banderes amunt i avall), i seguirem en la paràlisi, la qual cosa en un món que es mou és el retrocés, i potencialment la catàstrofe.

domingo, 30 de julio de 2017

Por qué no estoy en Twitter

Un amigo mío al que aprecio (y por eso le digo lo que pienso) me dijo en un email: "que ni Botella, ni Trillas, ni Camps (...) tengan twitter es para hacérselo mirar (...). Si quieres hacer una cosa positiva por ti y por la causa, apúntate a twitter". Venía a argumentar que los federalistas somos poco competitivos en las redes sociales porque algunos de los más conocidos federalistas (aquí se refería a Botella y Camps, no a mí, pero es lo que tiene la amistad) rehúyen el cuerpo a cuerpo en las redes sociales. Mis coautores en "Qué es el federalismo" hablarán por si mismos si lo creen oportuno, pero para mí sinceramente sería una decepción ver a alguien como Victoria Camps en twitter. Creo que Joan Botella está en Facebook, pero el día que abra una cuenta en twitter también creo que tendré que actualizar la imagen que tengo de él. Dicho esto, tengo un gran respeto y merecen todo mi apoyo algunas personas que están en twitter, como Xavier Arbós, Toni-Ítalo de Moragas, Branko Milanovic y Paul Krugman, por mencionar a algunos de los que sigo. Por cierto, Krugman escribió una vez un post parecido a este (con más gracia) y hoy tiene una de las mejores cuentas de twitter. Si yo creo que no voy a seguir su camino no sólo es porque si yo tuviera una cuenta no podría soñar con tener el nivelazo de Krugman, sino porque hay una fuerte parte de mí que quiere ser como el Doctor Pasavento de Enrique Vila-Matas, pasar desapercibido y alejarme del mundanal ruido. Por eso también he rehuido las tertulias radiofónicas cuando me han invitado a ellas sin un tema concreto que me pudiera preparar (¿qué pensarían mis alumnos de mi?). Cada uno administra su participación en el lodazal en que se ha convertido la actualidad (y en el que es una obligación ética estar) como cree mejor. Cada uno ha construido unos activos (algunos un prestigio, otros un depósito de paciencia) que debe decidir cómo administra en el chapoteo de un debate cuyo nivel a veces parece fijado (como me dijo un tuitero de calidad el otro día) por el diputado Rufián. Si el compañero de éste, Tardà, dice en twitter que las amenazas de un municipio catalán de "desconectar" e irse a Aragón le parecen un riesgo de "ulsterización", una opción es contestarle en twitter que eso es un poco contradictorio con reclamar el derecho a decidir. Seguro que alguien ya lo ha hecho. Creo que mi ventaja comparativa está en explicar a quien quiera leerlo y tuitearlo que esa polémica refleja una, sólo una, de las contradicciones de los referéndums de autodeterminación: el riesgo de inestabilidad y el efecto-dominó. Pero necesité más de 140 caracteres, en realidad necesité diez páginas. Si todos priorizamos el chapoteo en twitter, no todos lo haremos con el savoir-faire de Xavier Arbós, y en cambio dejaremos de dedicar tiempo a leer, a reflexionar, a serenarnos y a aprender. Y necesitamos a quienes eso hacen, a Victoria Camps entre muchos otros. Reconozco que mi actitud tiene mucho de comportamiento polizón (o pasajero sin billete, o free-rider) porque confío en que mis posts y artículos serán tuiteados por amigos míos y cuentas de colectivos a los que pertenezco. Yo prefiero salvaguardar mi depósito de paciencia recibiendo sólo en cuentagotas los insultos de las redes sociales (parece que el otro día un tuitero me relacionó con la cal viva por haber hablado del federalismo de los Juegos Olímpicos). Un blog sólo se distingue de twitter en la extensión, y por tanto no puedo decir que no me arrepienta nunca de lo que digo (un riesgo importante en twitter según Javier Marías), pero creo que sin estar ahí me arriesgo menos a soltar mis prontos tal como despuntan de buenas a primeras. Mi plan en los próximos meses o años es chapotear menos todavía, no más, y por eso este blog también tendrá un día su final. Pero todavía no. Todavía no, primero porque lo paso bien y creo que hago lo que debo, y además porque hay un reto importante, que es desenmascarar una serie de ideas demagógicas que hacen circular personas aparentemente buenas e inteligentes: ¿qué parte de lo que dice Yoani Sánchez hoy sobre Silvio Rodríguez no se puede aplicar a Lluis Llach?  Uno de ellos nos advertía el otro día tras ser interrogado por las fuerzas de seguridad del estado de derecho, que el estado perseguía la discrepancia y que lo que él hacía no iba de independencia, sino de democracia. Ummmhhhh. Curiosa discrepancia, cuando su trayectoria en los últimos años (tal como él me la justificó a mí en largas conversaciones) se basa en situarse en una "nueva centralidad", seguro que con muchos apoyos institucionales, sociales y financieros (eso creo que es lo que el estado de derecho quiere saber en nombre de los contribuyentes: de donde salía la pasta). Y si él cree que "va de democracia", yo creo que la democracia no va de esto, sino que la democracia va de estado de derecho, respeto al Parlamento, división de poderes, diálogo y deliberación. Y qué decir de otro conocido en este caso del supuesto mundo de la intelectualidad, el filósofo y muy bien pagado eurodiputado Terricabras... En fin, el reto como nos alertaba el otro día un joven federalista es cómo enfrentarse a todo esto sin parecer soberbio, sin parecer que nuestras razones parecen tan obvias. Por eso seguiré chapoteando, pero así como yo quiero y sólo por un tiempo.

viernes, 28 de julio de 2017

Ja hi ha dos projectes polítics a Catalunya?

Un conegut columnista ha acompanyat el que molta gent ha interpretat com una evolució (respectable) del socialisme al sobiranisme de l'argument que només hi havia un projecte polític a Catalunya: l'independentisme. En els darrers temps, en alguns casos ha matisat l'expressió dient que l'independentisme era el projecte polític "principal". L'evolució cap al sobiranisme es va palesar fa un temps per exemple amb un diàleg d'aquest columnista a dues pàgines amb el també neo-sobiranista Mascarell on semblava que la culpa de tot (com no) era del PSC, o amb un article elogiant la figura d'Artur Mas, afirmant que aquest suposava un tall important amb el pujolisme, en el sentit que el seu independentisme sí que era creïble. Pel contrari, tot i que és qüestió d'opinions, alguns creiem que hi ha una gran continuïtat entre l'independentisme i el pujolisme, des de la mainada Pujol-Ferrusola acompanyada de l'actual conseller d'interior boicotejant la inauguració de l'estadi olímpic fins a l'actualitat dels hereus polítics i biològics del pujolisme aferrant-se a un gran sotrac polític que acabi com a mínim amb una amnistia. Ara el nostre columnista sembla que fa una mica marxa enrera, cosa que és benvinguda, veient el cul de sac en què es troba el procés independentista, i diu que proposa un "estat lliure associat" amb sobirania de Catalunya i que permeti una relació bilateral sota la mateixa corona (s'entén que la borbònica). És una posició respectable, i s'hauria de veure quins són els detalls i què implica, amb quins aliats es compta, com es passa de la situació actual a aquesta jurídicament (també caldrà pactar una reforma constitucional, oi?). A mi no es una formulació que m'acabi de fer el pes, perquè crec que hauríem d'avançar cap a una Europa on es relativitzés el concepte de sobirania, on els estats perdessin el seu pes actual, i on la nostra nova gran pàtria fós precisament Europa. No sé si els estats membres (els accionistes) de la Unió Europea actual acceptaran cedir sobirania al nivell comunitari si hi ha realitats per sota que afirmen la seva "sobirania plena", i no sé com s'ajusta la noció d'estat lliure associat a la realitat de la creixent unitat fiscal i política europea (a part de la ja existent monetària), a no ser que "estat lliure associat" no vulgui dir res. Estat lliure associat sota la corona, sobirania, bilateralitat: categories discretes que tenen poc a veure amb la possibilitat d’una Europa forta i flexible. Demanaria al nostre columnista una mica més d'imaginació en les seves posicions republicanes. Efectivament cal ser realistes, però no cal abandonar els valors republicans. En aquest sentit, sembla molt més coherent plantejar la Unió Europea com la nostra autèntica república, i intentar que les monarquies actuals quedin relegades a un rol folklòric i turístic com els reis de les tribus sudafricanes. De totes maneres, coherentment amb la línia de pensament dels darrers anys del columnista, entenc que si ara recolza això deu ser perquè reconeix que l'independentisme no és l'únic projecte polític, que n'hi ha altres. De fet, és qüestionable que l'independentisme sigui un projecte polític, potser en són dos o tres i molt diferents: què té a veure el projecte comunitarista i eurofòbic de la CUP amb el projecte del PdeCat o com s'escrigui, que té una E d'Europa en el seu nom? I en la mesura que tinguin una estratègia comuna, és un "projecte" quelcom que no se sap com s'estructurarà (que en realitat no té cap pla) a partir de la data del 2-0? El que és difícil d'entendre és, en primer lloc, que un columnista amb pretensions filosòfiques abracés un projecte amb l'argument principal que era l'únic que s'oferia: no hauria un filòsof de desenovolupar les seves pròpies idees i arguments, oferint activament solucions i no només acceptant passivament el que altres ofereixen, per molts que siguin? La idea de "l'únic projecte" és un cas extrem de la noció de "nova centralitat" amb què alguns catalanistes van abandonar el PSC (crec que ara alguns se'n pendeixen). Si la idea de la nova centralitat i l'únic projecte l'apliquem a altres èpoques històriques i altres indrets, ens portaria a recolzar projectes demencials. En segon lloc, en aquest cas concret és força evident que el columnista coneix que hi ha altres ofertes que no són la independentista. No només perquè aquestes altres ofertes van obtenir el 52% dels vots a les darreres eleccions autonòmiques (i més percentatge a les altres eleccions) sinó perquè entre els que ofereixen aquestes altres idees (per exemple, el federalisme) hi ha vells amics seus i coneguts, persones amb les qui segueix en contacte i comparteix pàgines als diaris. És que considera que el federalisme no arriba a "projecte polític"? O és que prefereix no veure'l, malgrat els articles que escriuen al costat dels seus Xavier Vidal-Folch, Lluis Bassets o Manuel Cruz, entre altres? Si no el convenç el federalisme que argumenti per què (si pot ser fugint dels tòpics habituals) però que no digui que no està en oferta. O no hi ha una tradició catalana federalista, que avui fa seva una part important de l'esquerra, i que connecta amb forts moviments europeïstes que treballen per superar les sobiranies nacionals? Aquest projecte no existeix segons el columnista. A mi em sembla que sí que existeix, i que és alhora més viable i excitant que l'independentisme. Però accepto que això és opinable. Potser cognitivament per a ell és millor no veure'l (o dir que "ningú ha sabut dibuixar una alternativa" a l'independentisme). Al contrari, l'alternativa està dibuixadíssima, alguns fins i tot hem fet llibres (que no és obligatori llegir), alguns partits han fet declaracions, grups de sindicalistes i ciutadans han fet manifestos. Ja sabem que tot això és menys visible, potser ho seria més si comptés amb suports institucionals i mediàtics. Però existeix, té aliats, ha estat experimentat amb molt d'èxit (per exemple a Barcelona 92) i planteja una evolució lògica i viable a partir de la situació actual. En comptes d'això, el nostre columnista sembla posar-se una bena als ulls i reclama una relació bilateral amb Espanya, que "només serà possible si Catalunya surt enfortida de l'1-0". Vull ser optimista i pensar que és un primer moviment d'una rectificació federalista del columnista. Molts pensem que Catalunya només sortirà enfortida de l'1-0 si es desconvoca el referèndum il·legal (que no avala ni el Consell d'Europa, ni l'ONU, ni ningú), si torna a buscar aliats seriosos i si es busca un gran acord de reforma constitucional on hi càpiga una gran majoria de la societat catalana i de l'espanyola. Sense estat de dret, sense cohesió social i sense qualitat democràtica és impossible que Catalunya en surti enfortida. En comptes de buscar nous invents, potser seria més transparent dir "vaig recolzar una cosa i em vaig equivocar"; però ja sabem que tot i que l'ésser humà és propens a l'error, és molt poc propens a reconèixer-lo.



martes, 25 de julio de 2017

La antorcha federal

(Esta es la versión más extensa y detallada del artículo publicado en el diario El País el día del 25º aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Aprovecho para:
1. Desear feliz cumpleaños al Coby y a todos quienes hicieron posibles los Juegos, y especialmente a Pasqual Maragall.
2. Disculparme ante su majestad el Rey porque esta noche no asistiré a la recepción en el palacete Albéniz donde han sido invitados los ex-concejales; es que a) soy muy tímido y me aburro en las recepciones; b) no me acordé de llevar el único traje de verano que tengo a la tintorería; y c) prefiero intentar convencer a mi hija de ir a la Pl. Catalunya a celebrar con la gente normal la fiesta del aniversario)
Uno de los legados que queda de los Juegos Olímpicos de Barcelona de hace 25 años es su profundo espíritu federalista. Del 25 de julio al 11 de agosto de 1992 se practicó con toda normalidad en España el multi-lingüismo y la multi-capitalidad, dos de los rasgos deseables de un modelo federal. La voz de Constantino Romero nos acostumbró a que el catalán y el castellano podían estar al mismo nivel, junto al inglés y el francés. Barcelona compartió protagonismo con Sevilla y Madrid en los llamados fastos del 92, pero también descentralizó las sedes olímpicas por todo el territorio catalán y más allá, con pruebas en otras Comunidades Autónomas. El entonces alcalde Pasqual Maragall pronunció sus palabras inaugurales en catalán (y en castellano, inglés y francés) en nombre del presidente de la Generalitat y del presidente del gobierno español, en un emocionante discurso de carácter pacifista e internacionalista. Maragall dijo que Barcelona representaba a Cataluña, a toda España, a nuestros hermanos iberoamericanos, y a Europa, “nuestra nueva gran patria”.
La televisión pública catalana y la española cooperaron en la puesta en funcionamiento de una iniciativa única a la vez que obvia como fue el Canal Olímpico que dirigió Martí Perarnau. Se practicó como nunca la colaboración entre administraciones, el gobierno compartido y la democracia participativa, con decenas de miles de voluntarias y voluntarios que rubricaban el inmenso apoyo popular del que gozaron los Juegos (apenas empañado por una ultra-minoritaria oposición de grupos independentistas). El gobierno municipal, formado por el PSC y la  ICV de Eulàlia Vintró,  tuvo el apoyo del resto de grupos municipales, incluida la actitud siempre constructiva de los concejales del PP de aquella época. La coordinación entre gobiernos de distintos niveles e instituciones del mundo del deporte y del sector privado rayó en la perfección. No se produjo ni un solo caso de corrupción. El Holding Olímpico vehiculó las inversiones cruciales del gobierno español de la mano de Santiago Roldán, un economista que conocía muy bien la realidad catalana y que había estado trabajando en la Universidad Autónoma de Barcelona. Estas inversiones se pusieron al servicio de un proyecto de transformación urbana que iba más allá de los Juegos y que cohesionó la ciudad e impulsó su economía, a la vez que la integraba mejor en espacios más amplios. Cataluña celebró la victoria de los atletas españoles fueran o no catalanes, y toda España vivió como propio el éxito organizativo de los Juegos. España con Cataluña se abría al mundo y recibía a los principales gobernantes del Planeta y a miles de visitantes. Nunca desde entonces se ha proyectado desde Cataluña una solidez institucional parecida con vocación de servir al interés público.
En tiempos normales los Juegos Olímpicos son una manera muy ineficiente de alcanzar objetivos sociales y económicos, como explica Andrew Zimbalist en su libro “Circus Maximus”. Si fueron necesarios en 1992 es porque hasta ese momento los tiempos para Barcelona no habían sido normales. Lo que se imponía era aplicar a la normalidad los principios que hicieron de los Juegos un éxito. Es decir, se imponía que el gobierno compartido, la multi-capitalidad y el multi-lingüismo, por ejemplo, no tuvieran que esperar a un gran acontecimiento. La lección a extraer de los Juegos Olímpicos no es que los grandes eventos deportivos sean una panacea para resolver problemas económicos y urbanísticos. No lo son. La lección a extraer es que nuestros problemas colectivos se resuelven mejor con una democracia multinivel eficaz que respete la diversidad y la vea como una riqueza.
Sin embargo, la evolución federal se frenó tras las Olimpiadas. El multi-lingüismo en España ha degenerado en idiomas relegados a territorios donde el uso de lenguas distintas del castellano se utiliza por unos y otros como arma política antes que como una riqueza cultural común como en Canadá, Suiza o Bélgica. La multi-capitalidad dio sólo un pequeño pasito con la instalación de la desaparecida CMT en Barcelona, a pesar de ser una realidad cotidiana para los miles de personas que circulan en AVE entre nuestras dos grandes ciudades. Quizás los federalistas catalanes deberíamos hacer autocrítica y preguntarnos por qué el federalismo perdió el prestigio y el aura de estabilidad y seguridad que ofreció con la organización impecable de los Juegos. Quizás entre la “no victoria” de Pasqual Maragall en las elecciones autonómicas de 1999 y la victoria por mayoría absoluta del PP en 2000 se perdió la oportunidad de normalizar el federalismo, y se abrieron las puertas a la influencia de fuerzas nacionalistas que han visto que con la subasta identitaria ganan votos, tanto en Cataluña con el auge de ERC y el independentismo, como en el conjunto de España con la irrupción de los instintos más centralistas de Aznar y Mayor Oreja.
Lo ocurrido desde entonces ha impedido profundizar en la evolución federal, aunque el estado autonómico y la pujanza de nuestras grandes ciudades siguen siendo una buena plataforma de despegue, a la vez que proporcionan experiencias de las que extraer aprendizajes. La reforma federal en España y Europa está más que trazada por numerosos expertos, pero no sólo es una fórmula, sino que debería ser también un abrazo cargado de emotividad, como el de 1992. No es algo de lo que no debamos hablar porque debamos priorizar el “eje social”. Es un pre-requisito para resolver los problemas colectivos, en un mundo que se enfrenta a retos globales colosales. El federalismo es la piedra angular del eje social del siglo XXI. Es ya el modelo de gobierno de la mayoría de personas que viven en democracia en el mundo y que quieren seguir haciéndolo.
A veces parece que la generación política que no supo darle continuidad a ese federalismo arroje la toalla. Algunos de sus miembros dicen que es “demasiado tarde”. Quizás sí es demasiado tarde para que lo protagonicen o lideren ellos. Parece que piensen, en un exceso de auto-estima, que si no lo consiguieron ellos, no lo conseguirá nadie. Para lo que es demasiado tarde es para el estado-nación tradicional, para el centralismo y para el repliegue identitario. Otras generaciones  recogerán el relevo de la antorcha federal, las mismas que se oponen al nacional-populismo en las grandes metrópolis de Europa y América.  Ahora celebramos el 25 aniversario de los Juegos. Pero 25 años no son nada en la construcción de un buen modelo federal. Estados Unidos todavía anda en ello y Europa acaba de empezar como quien dice. Cuando las nuevas generaciones celebren el 50 aniversario del 92 (ojalá estemos para vivirlo) habremos avanzado más o menos, pero el mundo no habrá dejado de cambiar. La alternativa al federalismo en España y en nuestra nueva patria europea es la parálisis (disfrazada en algunos casos de rupturismo). Y en los tiempos cambiantes que vivimos, no avanzar implica retroceder. No nos quedemos atrás.

lunes, 24 de julio de 2017

La teoría de la elección social tras el referéndum del Brexit (I)

(Esta es la versión más extensa y detallada del artículo aparecido en Piedras de Papel. También podría titularse: "El artículo largo que no leerán Hristo Stoichkov y Yoko Ono")
En este artículo repaso el estado de la cuestión respecto a la agregación colectiva de preferencias a la luz de recientes experiencias como el referéndum del Brexit. En la actualidad estamos en un cruce de caminos donde la concepción y las implicaciones de la definición de democracia, y su papel dentro de ella de los sistemas de votación y de toma de decisiones colectivas, están teniendo unas consecuencias que antes solían quedar sólo en las pizarras de las aulas de Doctorado. La Teoría de la Elección Social (el análisis de los procedimientos para tomar decisiones colectivas a partir de preferencias individuales) que formalizó en los años 1950 Kenneth Arrow y que tenía ya una larga tradición filosófica con aportaciones entre otros de Ramon Llull, Lewis Carroll y el Marqués de Condorcet, era bien conocida en círculos académicos, pero a nadie le parecía especialmente urgente que traspasara las paredes de la torre de marfil. Sin embargo, las dudas y dilemas que han planteado en toda su crudeza plebiscitos tan reales y dramáticos como los de Crimea, el Brexit o Colombia y la presencia sonora en el debate político de propuestas para celebrar referéndums de secesión (por ejemplo en Cataluña o en la parte serbia de Bosnia-Herzegovina) o para salir del euro o de la UE, plantean a mi juicio la imperiosa necesidad de divulgar algunos resultados muy importantes de estos análisis académicos. Estos resultados proyectan mucha luz sobre si determinadas formas de conocer la “voluntad del pueblo” disponen de suficiente sustento teórico normativo. Creo sinceramente que, si conocieran la Teoría de la Elección Social, bastantes intelectuales, periodistas, representantes políticos y personas politizadas en general se replantearían algunas de sus posiciones, o por lo menos (dadas las generalizadas dificultades del ser humano para cambiar de opinión) se verían obligados a plantearse serias dudas.


Es quizás por esto por lo que el Premio Nobel y gran economista Amartya Sen se ha decidido cuarenta años después de su publicación inicial, a presentar una edición expandida de su libro clásico sobre elección social. Igual que en la versión original, la nueva alterna capítulos formales (matemáticos) con capítulos de divulgación escritos en un lenguaje más informal para tratar de alcanzar al gran público. Explica los resultados adicionales que ha alcanzado en su investigación en las últimas cuatro décadas sobre este tema, pero también añade comentarios en los capítulos introductorios y finales, así como en notas a pie de página, que parecen muy influenciados por la reciente experiencia del referéndum del Brexit de Junio de 2016. Por si hubiera alguna duda de ello, Sen concedió una entrevista al intelectual progresista Will Hutton en el diario The Guardian donde conecta directamente sus reflexiones con la traumática y aleccionadora experiencia de dicho plebiscito. En un artículo anterior en “Piedras de Papel” mencioné sólo algunos problemas que planteaba un referéndum de soberanía para tomar una decisión colectiva para unas preferencias dadas. Los problemas en realidad van mucho más allá de lo apuntado en aquellas notas. La lectura de las reflexiones actualizadas de Sen y su relación con el instrumento referendario, así como la experiencia histórica reciente, sugieren la necesidad de tener presente o recordar adicionalmente las siguientes reflexiones e ideas:

-¿Cuáles son los mensajes fundamentales de la Teoría de la Elección Social?

Reglas de votación. En primer lugar, una conclusión clave de dicha teoría es que distintas reglas de votación pueden dar lugar a distintos resultados para unas mismas preferencias. Las reglas de votación más conocidas y estudiadas son la regla de la pluralidad (la más usada, quizás por su claridad) consistente en que cada votante diga cuál es su (única) opción preferida, con independencia del ránking con que ordenaría el resto de alternativas, y vence la opción que tiene más votos. En una variante de la regla de pluralidad, pasan a una segunda vuelta las dos opciones con más votos, y todos los votantes vuelven a votar sobre ellas. En otra variante, se producen rondas de votación y en cada ronda queda eliminada la alternativa con menos votos. En la regla de la mayoría con comparación por pares, los votantes votan de dos en dos alternativas y vence aquella (si es que existe, y sólo está garantizada su existencia cuando limitamos el tipo de preferencias que pueden tener los votantes) que derrota a todas las otras opciones en estas votaciones por pares: esta alternativa es el “ganador de Condorcet”. En el recuento de Borda, cada votante puntúa de más a menos votos todas las alternativas existentes, y vence la que tiene más puntos.

Criterios razonables. Existen infinitas variantes y formas de votar. Ninguna de ellas, sin embargo (y esta es la conclusión del Teorema de Imposibilidad de Arrow) cumple simultáneamente con un conjunto mínimo de “criterios razonables” que desearíamos que las reglas de votación cumplieran, como por ejemplo que las preferencias colectivas sean transitivas, que la comparación entre dos alternativas no dependa de añadir una tercera, o que el sistema sea neutral y no favorezca a una alternativa sobre otras. En otras palabras, siempre existirán dilemas entre distintos criterios razonables. Todos estos problemas se plantean cuando los votantes se manifiestan sinceramente de acuerdo con sus preferencias reales, pero además las reglas de votación en general son vulnerables al voto estratégico, es decir, no siempre conducen a reflejar lo que desean de verdad los votantes. Por ello, el rol de quien controla la agenda es fundamental: quien decide el sistema de votación y las alternativas que se ponen a votación puede influir sobre el resultado eligiendo el procedimiento que más le favorezca.

Otra paradoja. Como apunta Oriol Tejada en un interesante libro (“El pensamiento in-dependiente”) donde utiliza la Teoría de la Elección Social para entender el “proceso” independentista catalán, hay un aspecto de las aportaciones teóricas de Sen que ilustra las dificultades de decidir sobre fronteras: la “imposibilidad de un liberal paretiano”. Esta imposibilidad se deriva de una nueva paradoja: si tenemos dos votantes y tres opciones, puede ocurrir simultáneamente que ambos votantes prefieran una de las tres alternativas sobre una de las dos restantes, pero que si dejamos que uno de los dos votantes decida individualmente entre dos de las alternativas, y el otro votante decida sobre otras dos, entonces puede que quede descartada aquella en la que ambos se pondrían de acuerdo. En el caso catalán, Tejada sugiere que podría darse, para unas preferencias hipotéticas pero plausibles, que el “votante catalán” eligiera independencia sobre federalismo, que el “votante español” eligiera status quo sobre independencia, y que eso impidiera que ambos eligieran el federalismo, que es preferido por ambos al status quo. Es una lástima que en la edición expandida de su libro Sen no haya profundizado en esta paradoja para el caso de la relación del Reino Unido con la UE o de Escocia con el Reino Unido.
(La segunda parte del artículo se puede leer aquí).

La teoría de la elección social tras el referéndum del Brexit (y II)

-¿Es problemático simplificar a dos opciones las alternativas que se presentan a los votantes?

La simplificación es una virtud, porque añade claridad y facilita la legitimidad de los procesos democráticos. Los recursos cognitivos del ser humano son limitados y, como cualquier persona que haya pasado un día en un colegio electoral puede atestiguar, la comprensión del proceso por parte de todos los votantes es crucial para garantizar la igualdad en el derecho al voto. Sin embargo, la simplificación de procedimientos que en esencia son complejos tiene también inconvenientes. Por ejemplo, plantear al electorado que elija entre dos (o más) opciones discretas cuando en realidad el problema es contínuo y multidimensional resulta problemático. La elección social no presenta muchos problemas cuando sólo hay dos opciones. No hay mucho margen para el voto estratégico, hay poco riesgo de indeterminación, las alternativas irrelevantes no tienen ninguna influencia (no hay ninguna en esa etapa), y no hay diferencia entre pluralidad y mayoría. Se produce una apariencia de claridad y simplicidad, pero en realidad la batalla ha sido anterior: la simplificación a dos no habrá sido inocente. Puede haber manipulación en la reducción de fenómenos complejos a sólo dos opciones. Una vez que sólo hay dos opciones, la batalla por la elaboración ha terminado.

En el artículo anterior en Piedras de Papel me centraba en algún problema que la teoría de la elección social plantea en algunos referéndums: votando entre dos opciones cuando en realidad hay tres (o más), o votando por el sistema de pluralidad posibilitando votar por sólo una de las tres, puede que quede excluida la opción preferida por el sistema de Borda o puede quedar excluido el ganador de Condorcet (y que gane la alternativa más detestada o incluso detestada por la mayoría), o puede ocultarse la ausencia de un ganador de Condorcet.


-¿Son todos los criterios de Arrow igual de razonables para el caso de un referéndum de soberanía?

El criterio de neutralidad exige dar las mismas oportunidades a todas las alternativas sometidas a votación. En los referéndums de tipo constitucional o de soberanía una alternativa suele ser el status quo. En mi opinión, cuando el status quo tiene lugar en una sociedad democrática, debe tomarse como un punto de partida razonable, del que sólo deberíamos alejarnos mucho si hay un consenso igual o superior que el que lo produjo. Cuando hablamos del status quo sabemos de qué estamos hablando. Ahora parece que aquellos que en el Reino Unido votaron por abandonar la UE hace aproximadamente un año no sabían exactamente qué estaban votando. Los votantes comparaban algo cierto y conocido, aunque no perfecto (el status quo), con algo incierto y desconocido (aunque muchos se creyeron que era cierto). Además, puede que las razones de su voto no tuvieran que ver ni siquiera con esta comparación. En estos casos, la neutralidad entre opciones debe ser revisada, como argumentan los economistas Dasgupta y Maskin en un trabajo académico (nota 4 de la página 950): "Es difícil oponerse al criterio de neutralidad en el marco de unas elecciones políticas. Pero si en cambio los "candidatos" son distintas enmiendas a la Constitución de un país, entonces puede ser deseable otorgar un trato especial al status quo -es decir, a ningún cambio- y asegurar así que el cambio constitucional se lleva a cabo sólo con un apoyo abrumador", como sucedió  exactamente por ejemplo con el Acuerdo del Viernes Santo irlandés, donde el apoyo abrumador tuvo lugar en el referéndum (Norte y Sur de Irlanda) y antes de él, con la participación en la elaboración del consenso de la República de Irlanda, el Reino Unido, la UE y los EE.UU.

La importancia de las super-mayorías y los requisitos de participación que muchos analistas y sistemas legales sugieren para los referendos van en la dirección precisamente de deshacer la neutralidad entre el status quo y las reformas, especialmente cuando éstas son radicales. Por supuesto, el riesgo de exigir super-mayorías es  el obstruccionismo y la capacidad de generar minorías de bloqueo, por lo que sería razonable acompañar las super-mayorías de mecanismos para incentivar que se alcance un acuerdo, como en los cónclaves papales o con los límites de tiempo para llegar a acuerdos con costes para las partes en caso de desacuerdo, como ocurre con el artículo 50 de los tratados de la UE, que rige las negociaciones para que un país se salga de ella.


-¿Qué otros “criterios razonables” podrían agregarse?

A la luz de la experiencia del referéndum del Brexit y de otros que se han producido, analizados por ejemplo en los trabajos del politólogo Matt Qvortup, se han sugerido otros “criterios razonables” que deberían cumplir los plebiscitos, especialmente aquellos planteados para decidir cuestiones de soberanía. Estos criterios podrían ser los de cohesión, claridad y estabilidad.

Cohesión. Un referéndum de autodeterminación sí / no puede ser una causa de gran división en sociedades internamente diversas. Si tomamos como ejemplos el referéndum de Quebec de 1995, el de Escocia de 2014 y el del Brexit de 2016, en todos ellos se dio un resultado muy ajustado: parece que estos referéndums con dos opciones tienden a dividir el electorado en dos mitades y a producir campañas muy crispadas y emotivas, con riesgo para la convivencia pese a tener lugar en sociedades con una larga tradición democrática. La opción que se imponga, de forma quizás irreversible durante mucho tiempo, define un modelo de sociedad por el que expresamente ha votado en contra casi la mitad de la población. En qué situación queda esta inmensa minoría en cuanto a riesgo de discriminación e incomodidad, debería ser motivo de preocupación.

Estabilidad. Varios observadores han apuntado el riesgo de contagio o efecto dominó, tanto interno como externo. Algunos podrían aducir que esto no debería ser un problema, dado que celebrar más referéndums sólo puede ser todavía más democrático. Sin embargo, es difícil encontrar partidarios de la secesión de un territorio que admitan el derecho a independizarse de partes importantes de este territorio. La existencia de oleadas de procesos de independencia y referendos sugiere que se producen efectos de imitación, que pueden poner en guardia a dirigentes de potencias con gran peso en la escena internacional, incluso cuando algún referéndum podría ser deseable para encauzar un grave problema de convivencia o derechos humanos.

Claridad. Tras el último referéndum de Quebec en 1995 el Tribunal Supremo de Canadá hizo valer su criterio de que era necesario tener en cuenta el principio de que las opciones que se presenten al electorado deben ser claras y evitar la confusión, y de que las consecuencias de lo que se decide deben ser claras y lo que se decida debe ser aprobado por una mayoría también clara. La Ley de Claridad aprobada con posterioridad por el Parlamento aplicó estos principios al caso concreto de Canadá (como ha apuntado Alberto López-Basaguren, la aplicación del mismo principio a otros contextos debe hacerse teniendo en cuenta las especificidades institucionales, por ejemplo la pertenencia a la UE). Nótese que existe un cierto conflicto entre plantear una pregunta clara y presentar con claridad las consecuencias de lo que se aprueba. Hacer un referéndum con dos o incluso tres o más opciones discretas sobre algo que en realidad es un continuum (el grado de soberanía) y que no depende sólo del cuerpo electoral puede inducir a una sensación de “falsa claridad”.  Existe el riesgo de “aprobar” algo que en realidad está pendiente de negociación.

La solución no consiste simplemente en aumentar un número de opciones aparentemente simples a tres o más, porque entonces la pregunta sigue dando la falsa impresión de simplicidad (habría sido difícil saber exactamente lo que significaba la devolución máxima en Escocia sin un acuerdo previo detallado).

En el libro "The Morning After", la periodista canadiense Chantal Hébert explica lo que habría sucedido si los secesionistas hubieran ganado el referéndum de Québec en 1995 por un pequeño margen (en realidad, perdieron). El caos político y la incertidumbre que ella describe han tenido lugar en realidad más de veinte años más tarde con el referéndum sobre el Brexit de 2016. Poco más de un año más tarde, el Reino Unido parece saber lo que el 52% del electorado no quería el día del referéndum, pero no saben lo que ellos o sus líderes quieren para su futuro. Parece que un referéndum de autodeterminación, en este caso totalmente legal, no ha sido una buena herramienta para encontrar la verdadera voluntad del pueblo.

Finalmente, al ampliar el número de “criterios razonables” también aumentamos los dilemas que se producen. Por ejemplo, es difícil conseguir más claridad sin menoscabar la cohesión. Al fin y al cabo, una pregunta breve y dicotómica es bien clara, pero facilita la polarización en dos bloques enfrentados y, si nos fijamos en el caso británico, no parece que haya conducido a la estabilidad.

-¿Cómo podría ampliarse la Teoría de la Elección Social teniendo en cuenta el carácter endógeno de las preferencias individuales?

La mayor parte de la Teoría de la Elección Social parte del supuesto del carácter exógeno de las preferencias de votantes racionales que actúan de forma consistente con las mismas. Sin embargo, la moderna Economía del comportamiento (“behavioral economics”) sugiere que la presentación de las opciones (el “framing”) juega un papel crucial en la determinación de las elecciones de las personas. En este sentido, la secuencia tradicional en la Teoría de la Elección Social (formación exógena de preferencias; elección de un sistema de votación; voto final) no tiene por qué cumplirse, y la elección de los detalles del sistema de votación puede influir en la formación de las preferencias. Ahí aparece la cuestión del neverendum: la campaña por un referéndum o la campaña del referéndum, incluso en el caso de que los independentistas pierdan el referéndum (como en Escocia), tienen éxito porque consiguen convencer al electorado de prestar atención a lo que ellos desean, es decir, son parte de la batalla por la atención del electorado. Cuantas más campañas plebiscitarias haya, mejor. Si implícitamente y cognitivamente se gana la batalla del demos del referéndum como manifestación simbólica de la nación en sí misma, los estándares democráticos y el reconocimiento internacional son secundarios para quienes tienen unas preferencias de tipo nacionalista. En este sentido, las preguntas y las palabras exactas de las preguntas no son inocentes. En Cataluña, las preguntas 9N y la pregunta del 1-O son escasamente inocentes. Las opiniones de los votantes pueden fluctuar enormemente dependiendo de cómo se plantean exactamente las preguntas. Por ejemplo, antes de la Guerra del Golfo de 1991, casi dos terceras partes de los estadounidenses dijeron que estaban dispuestos a “utilizar la fuerza militar”, pero menos del 30% deseaban “ir a la guerra”. Nuestras preferencias son más vagas e incompletas de lo que supone la teoría tradicional, y co-evolucionan con las instituciones que las pretenden agregar. De ahí la importancia para Amartya Sen de la discusión razonada y de poder tomar una decisión con la máxima información posible, algo que según este economista y muchos otros observadores no facilitó el carácter dicotómico de la campaña del referéndum del Brexit, donde incluso los medios de comunicación más neutrales y respetados debían tratar por igual opiniones y hechos por cumplir con una apariencia de neutralidad. El objetivo de tomar decisiones tras discusiones razonadas, donde se negocie teniendo en cuenta la multidimensionalidad de los problemas, enlaza con una tradición un tanto olvidada en economía y ciencia política, debida a los economistas suecos Wicksell y Lindahl, que apunta a las virtudes en términos de convivencia y eficiencia de la unanimidad. Además, como nos recuerda Amartya Sen en las últimas páginas de su libro, la opinión en perspectiva de personas de otras latitudes debe ser bienvenida en cualquier debate para evitar los excesos del “parroquialismo”: a veces las pasiones y las emociones nos impiden enfrentarnos con frialdad a los pros y contras de una decisión, y observadores de otras latitudes nos pueden ayudar a ampliar el ángulo de observación y decidir con más perspectiva.

La investigación sobre estas cuestiones, en la medida que abandone el supuesto de racionalidad absoluta, debería priorizar el estudio de las condiciones o intervenciones que facilitan soluciones cooperativas ante dilemas sociales (como se hace con los experimentos sobre la provisión voluntaria de bienes públicos) adaptando el estudio a las situaciones típicas de este tipo de conflictos de soberanía. Para quienes intervienen defendiendo una u otra opción, la consideración de cuestiones de comportamiento también puede ser importante. Por ejemplo Matt Qvortup ha señalado que para los partidarios del Brexit en el Reino Unido, el Brexit era un bien de demanda inelástica (la percepción de un “precio” elevado del mismo no alteraba las preferencias) mientras que quienes podían ser partidarios de permanecer en la Unión Europea sí tenían un comportamiento más elástico. Al poner la atención sobre cuestiones económicas (aunque el debate económico lo ganaran objetivamente), los partidarios de la permanencia pusieron el foco en el precio de la salida, lo que no les garantizaba el voto de sus potenciales “elásticos” votantes y no les permitía conquistar ningún voto de los “inelásticos” e hiper-movilizados partidarios en principio de la salida.  

-¿Qué mecanismos democráticos de decisión colectiva podrían minimizar los problemas en conflictos de soberanía de la Europa del siglo XXI?

Cualquier respuesta demasiado concreta a esta pregunta puede ser acusada de arbitrista y vulnerable al surgimiento de nuevos criterios razonables que se incumplan. Al fin y al cabo, no hay una forma de agregar preferencias que cumpla con todos los requisitos deseables, y por lo tanto quien haga una propuesta está explicitando sus juicios de valor entre criterios aparentemente deseables pero potencialmente incompatibles. Una opción para las cuestiones de soberanía en las democracias avanzadas que a mi juicio debería estar por lo menos encima de la mesa, es llegar a un acuerdo amplio para una pregunta del tipo sí / no sobre una propuesta detallada que cuente con el apoyo de una mayoría cualificada de las fuerzas políticas relevantes (como el referéndum irlandés sobre el acuerdo del Viernes Santo o como el referéndum sobre la Constitución española de 1978). Ese podría ser el marco adecuado en una democracia que quiera preservar la tolerancia y el debate razonado, aprovechando las mejores prácticas de democracia participativa, representativa y deliberativa, sin renunciar a la ratificación final por democracia directa.

Algunos se oponen al argumento de que un referéndum de autodeterminación sí / no sería divisivo, diciendo que el status quo, por ejemplo en la situación actual en Cataluña, también es divisivo. A menos que la división se tome como irreversible, no entiendo la validez de este contra-argumento. Creo que deberíamos tratar de encontrar maneras de recuperar la unidad y la cooperación en lugar de celebrar la división con más división. Bajo circunstancias mucho más duras, Irlanda del Norte avanzó con un método para resolver su conflicto que rompió la división.

Los referendos también pueden ser utilizados por una buena causa, como en los casos mencionados de la aprobación de la Constitución española en 1978 o el acuerdo del Viernes Santo irlandés de 1997. Estos dos casos tienen en común un consenso democrático (la unidad de las fuerzas democráticas) y el apoyo internacional. El requerimiento de un consenso de las fuerzas democráticas tiene por supuesto el inconveniente de conceder poder de veto a todas las partes, lo cual plantea el desafío de cómo vencer la parálisis, por ejemplo en España y Europa. Los referéndums también pueden ser útiles para decidir sobre cuestiones que no sean dramáticamente divisivas para las sociedades, y donde la imposición del criterio de la mayoría sobre la minoría no dé lugar a la posibilidad de discriminaciones irreversibles e injustificadas. La validez o no del instrumento referendario no es una verdad universal, sino que su utilidad depende de la forma en que administre.

Algunos creemos que España necesita un amplio acuerdo para una reforma federal que pueda ser apoyada por personas que crean firmemente en ella y por personas que puedan encontrar un terreno común a su alrededor. Tal acuerdo detallado podría entonces ser votado en un referéndum. Eso podría ser tan legítimo como otros referendos legales, sería consistente con la tradición legal española y, además, sería menos divisorio y encajaría mucho mejor con una Unión Europea que avanza hacia una mayor unidad e integración.


-Comentarios finales

La idea de un referéndum de autodeterminación sí / no es superficialmente atractiva, a pesar de que la inmensa mayoría de democracias del mundo la impiden en sus constituciones, y a pesar de que la mayoría de procesos de independencia se han llevado a cabo sin un referéndum. Los últimos referendos de autodeterminación en los Estados Unidos tuvieron lugar justo antes de la Guerra Civil Americana (1861-1865), también llamada Guerra de Secesión, que finalizó con la victoria de los federalistas por encima de los confederados. Los últimos referéndums de alcance nacional en Alemania los convocó Hitler. La Comisión del Consejo de Europa para la Democracia por el Derecho (Comisión de Venecia) recomienda que se celebren sólo bajo condiciones muy estrictas, como un marco jurídico sólido y una autoridad democrática neutral.

La principal lección que se extrae de la obra de los grandes maestros de la elección social, en especial de Kenneth Arrow y Amartya Sen, es que hay que estar extremadamente atentos a las decisiones estratégicas de quienes pueden tratar de imponer a la ciudadanía “la agenda”, en un sentido muy general, en los procesos democráticos de toma de decisiones colectivas. En una democracia compleja y plural con gobernanza multi-nivel (especialmente en la UE y la zona euro), cualquier simplificación de estas cuestiones esconde probablemente un intento interesado de influir sobre las preferencias de la población, más que de intentar interpretarlas y canalizarlas. La voluntad del pueblo es difícil de definir, pero fácil de manipular. Ante las dificultades objetivas que plantea la agregación colectiva de preferencias individuales, sería arriesgado identificar con la “voluntad del pueblo” una alternativa que obtiene más votos a favor que en contra con cualquier porcentaje de participación ante la agenda planteada por una de las partes.

sábado, 22 de julio de 2017

Quan les institucions molesten

He argumentat diverses vegades en aquest blog que el paral·lelisme que més s'escau des del meu modest punt de vista a l'independentisme català no és el feixisme del segle XX, sinó altres moviments nacional-populistes del moment present. Això no vol dir que no haguem de tenir presents els riscos de derives que s'han produït en altres moments de la història, on el cervell humà es trobava en el mateix estadi evolutiu que en l'actualitat. El que ha evolucionat no és el cervell humà, sinó les nostres institucions col·lectives. Si el capital és treball acumulat, en una democràcia avançada les institucions són acció política democràtica acumulada. Aquesta acció acumulada ha après dels errors i ha aprofitat els encerts, i per això avui tenim institucions avançades com Constitucions, els funcionariats, la Unió Europea, la justícia, els cossos policials, la premsa, etc. És molt interessant seguir una mica al dia les vicissituds de l'administració Trump i les desventures del Brexit (o dels nacional-populistes polonesos, turcs, hongaresos, russos, holandesos, francesos, finlandesos, nord-italians...) perquè els paral·lelismes amb l'independentisme català són enormes. Respecte a Trump, no és només la tendència al deliri tuitaire de la màxima autoritat, sinó també la lluita permanent d'aquesta autoritat i els seus aliats per arrambar totes les restriccions institucionals possibles. Si Trump es va carregar James Comey, director del FBI, Puigdemont ha substituit una cúpula política de la policia neutral, per una cúpula de fanàtics amb tendències xenofòbiques. Si Trump es queixa de la neutralitat del seu propi fiscal general (Sessions), i pateix pels avenços del fiscal especial (Mueller) encarregat de la connexió russa, Puigdemont fa els possibles perquè no es notin els informes dels lletrats del Parlament o del consell de garanties estatutàries. Les institucions s'intenten primer instrumentalitzar, i si no es deixen, s'erosionen, com a Polònia o Turquia o Veneçuela o Rússia. Turull fa grans escarafalls parlant del caràcter sagrat del Palau de la Generalitat, que ells mateixos han profanat tantes vegades fent-hi declaracions i actes de partit. Si s'estimen tant les institucions, com és que no en tenen més cura, per exemple abstenint-se d'expoliar-les. Aquesta és l'herència del pujolisme, el seu gran llegat (a part del de l'avi Florenci): instrumentalitzar les institucions i, si no es deixen, arrasar amb elles: la justícia, la premsa, la legalitat, el funcionariat... Respecte al Brexit és semblant: el Parlament molesta, els experts molesten, els jutges que parlen de procediments estan contra el poble. Tot s'hi val quan es tracta de posar una ratlla al terra i dividir la societat en dos, com em deia ahir un amic meu. A un costat de la ratlla hi ha els dolents (i feixistes, etc., als quals se'ns recorda que podrem votar per darrera vegada i que després serem lliures de marxar) i a l'altra hi ha els bons. Però les institucions sòlides són les que creen dues ratlles, molt apartades l'una de l'altra, i accepten a tothom entre aquestes dues ratlles, i discuteixen i construeixen junts, i només queden exclosos els extrems, i si no queda exclòs ningú, millor, almenys en aquelles decisions fonamentals que defineixen les lleis bàsiques de convivència. Tant el trumpisme com el sobiranisme britànic com el sobiranisme català han optat per mobilitzar els fidels abans que convèncer i seduir els dubtosos o els escèptics, els quals són insultats i arraconats. Per això és comprensible però trist que entre les institucions que es vulguin carregar estiguin els procediments complexos d'una societat avançada, que són els que permeten que tothom pugui participar en allò col·lectiu i beneficiar-se'n, o almenys no sortir-ne molt perjudicat. En unes eleccions o un referèndum, per exemple, veiem les urnes i els vots, però en les democràcies que funcionen, com la nostra, una votació pública, institucional, és molt més (el problema és que el més important és invisible): és un marc legal, un cens, una autoritat neutral, una pregunta acceptada en un referèndum o unes candidatures legals en unes eleccions. És molt simplista dir que "només és votar" o "posar les urnes", o "qui sóc jo per dir als X quin ha de ser el seu futur". Tot això són frases senzilles, que caben en un tuit d'un esportista o un presentador de televisió, però no omplen un argument, perquè el que fa que les votacions tinguin validesa són les institucions en què s'emmarquen. Crec de totes maneres que el que s'ha construit al llarg de dècades d'evolució democràtica, a Europa i Amèrica, resisitirà els atacs dels tuitaires en cap. Però també podria estar equivocat. Millor que fem tot el possible, amb la màxima intel·ligència i elegància possibles (com ensenya Dion) per ajudar les institucions democràtiques a resistir.