sábado, 26 de julio de 2014

Jo no estic sorprès per les revelacions del Sr. Pujol

El que em sorprèn a mi és que hi hagi persones sorpreses per la "confessió" del Sr. Jordi Pujol. Per altra banda, si aquest senyor ens ha estat enganyant durant 34 anys, no sé quin motiu hi ha per creure'ns que ara diu tota la veritat. Com que jo no he compartit mai la fascinació per aquest senyor, avui he llegit en alguns casos i rellegit en altres amb satisfacció, peces com l'article de Francesc Valls o l'editorial  a El Pais, o el fragment del llibre de Raimon Obiols en l'apartat on parla del cas Banca Catalana.
En la meva participació a la UPEC fa unes setmanes ja vaig dir això (que incomprensiblement per a mi va empènyer el moderador, el bon periodista d'El Pais Pere Rios, a demanar-me explicacions sobre els casos de corrupció al PSC, que he denunciat en els contextos on toca): "Els moviments d’efervescència nacionalista serveixen (no sempre intencionadament) per ocultar amb la polseguera dels cavalls altres dimensions dels afers col·lectius. A Catalunya el mono-tema serveix també, entre altres conseqüències, perquè la coalició governant pràcticament no rendeixi comptes a l’opinió pública dels gravíssims casos de corrupció que l’afecten (cobrament de comissions de Ferrovial, saqueig del Palau, irregularitat de diversos membres de la família Pujol-Ferrusola, seu embargada, ajuntament de Torredembarra, un diputat imputat per relacions amb la màfia russa), i de les duríssimes, ineficients i injustes retallades pressupostàries". En el llibre "Economia d'una Espanya plurinacional" vaig escriure això (el recent premi de Transparència Internacional a la Generalitat no em fa desdir, perquè li va atorgar un premi semblant a l'ajuntament de Sabadell del Sr. Bustos):
"El politòleg espanyol de la Universitat de Goteborg Victor Lapuente i els seus coautors han realitzat un treball per encàrrec de la Comissió Europea sobre la qualitat de les institucions en les regions de la Unió Europea. En aquest treball construeixen un índex de qualitat institucional, on mesuren mitjançant enquestes realitzades a l’any 2009 des de la percepció que es té del comportament de la policia, fins al pagament de suborns, passant per la qualitat de l’educació pública o la corrupció en el sistema polític i la probabilitat que aquesta sigui denunciada pels mitjans de comunicació. Aquest indicador no està correlacionat amb indicadors de grandària de la població o del territori. D’acord amb aquesta mesura, Catalunya és la comunitat amb pitjor qualitat institucional d’Espanya. Catalunya està per sota del nivell de qualitat que li tocaria tenint en compte variables que sí que es correlacionen positivament amb la qualitat institucional de les regions a Europa, com per exemple el nivell sòcio-econòmic o la “confiança social”. Això il·lustra que tot i que el treball estadístic entre països o regions pot servir per establir grans correlacions, és més difícil que serveixi per explicar el cas d’un d’aquests països o regions, que sempre dependrà de factors únics a aquest país o regió. Pel que fa a la variable de “confiança social”, aquesta està relacionada amb la idea de “capital social”, o densitat de relacions a través d’associacions, grups locals, etc., de gran arrelament a Catalunya, i que es considera de gran importància per explicar el desenvolupament de països com els Estats Units o regions d’Itàlia, per exemple. En general, el capital social té un impacte positiu sobre la qualitat d’altres institucions i sobre el desenvolupament econòmic. Això no impedeix que en alguns casos històrics s’hagi observat que el capital social també pot servir per expandir més eficaçment idees d’odi i enfrontament social. Aquest tipus d’indicadors sempre s’han d’interpretar amb molta prudència. Això no obstant, si bé costa de creure que Catalunya sigui la Comunitat Autònoma amb menys qualitat institucional, no hi ha hagut cap treball estadístic que contradigui la recerca d’aquests autors. Per altra banda, l’evidència anecdòtica, relacionada amb escàndols policials, polítics i empresarials, és consistent amb la impressió que a Catalunya s’han produit en els darrers anys i en les darreres dècades problemes de qualitat de les institucions d’enorme gravetat, i que han afectat, encara que no exclusivament, a la principal coalició política que ha governat a Catalunya des del restabliment de l’autonomia. En els anys d’autonomia des de 1980, Catalunya ha tingut competències per prendre una sèrie de decisions que només depenien d’ella, la qual cosa podria donar una idea de les possibilitats de desenvolupar institucions de qualitat en cas que, esdevenint un estat independent, tingués aquesta falta de restriccions ampliada a molts altres terrenys. Per exemple, Catalunya podia haver elaborat i aprovat, però ha estat incapaç de fer-ho, una llei electoral; i de crear una administració moderna durant tots els anys d’autogovern, que es diferenciés en la seva qualitat i funcionament de l’administració heretada, i no ho ha fet; no tenia cap restricció per crear un sistema de mitjans públics de comunicació exemplars, semblants a la BBC britànica, i no ho ha fet, malgrat avenços parcials, que després s’han dilapidat, en l’època de governs d’esquerres. La bombolla immobiliària, amb uns efectes econòmics i polítics semblants al que es coneix com a maledicció dels recursos, ha fet tants estralls a Catalunya com a la resta d’Espanya, i en la relació entre polítics i grans empreses o el fenomen de les portes girtòries, no s’observa tampoc cap fet diferencial català. Com va dir Antoni Zabalza (La Vanguardia, 25-10-2012) la independència no ens donaria millors polítics, ni millors empresaris, ni millors sindicats, ni noves patronals, ni eliminaria els interessos corporatius avui existents, ni milloraria el capital humà d’un dia cap a l’endemà. La interacció de tots aquests factors és el que produeix de forma evolutiva al llarg de la història les polítiques públiques i la qualitat institucional".

jueves, 24 de julio de 2014

¿Segur que són les institucions o el maltracte fiscal?

Dos arguments econòmics habitualment esgrimits pels partidaris de la independència de Catalunya són que una Catalunya independent seria capaç de desenvolupar institucions de qualitat superior a les espanyoles, i que una Catalunya independent s'alliberaria del maltracte fiscal al qual és sotmès per l'estat espanyol. En el llibre "Economia d'una Espanya Plurinacional" rebatem aquests dos arguments, i proposem que tant des del punt de vista de la qualitat de les institucions com des del punt de vista de l'eficiència i l'equitat fiscals, una Espanya federal en una Europa federal són molt més desitjables que una suposada independència de perfils incerts i de conseqüències imprevisibles (sembla que una majoria de catalans hi està d'acord). El que m'agradaria qüestionar avui és que l'efervescència independentista dels darrers anys es pugui explicar pel deteriorament institucional espanyol o pel maltracte fiscal. Si ens fixem en els exemples del Quebec o d'Escòcia, on s'han produit moviments secessionistes semblants al català, és ben difícil argumentar que en aquests casos els arguments institucionals o fiscals tinguessin molt de pes. Des del punt de vista institucional, tant el Canadà com el Regne Unit tenen institucions que tothom definiria com d'alta qualitat. Per exemple, el Canadà no ha tingut cap crisi bancària des del segle XIX, segons els experts degut a la qualitat de les seves institucions de regulació bancària. A més, és segurament un dels països del món més descentralitzats i on es respecten més tota mena de drets humans i llibertats. Malgrat això, els independentistes quebequesos, avui minoritaris davant la força dels federalistes, argumentaven i alguns ho segueixen fent, que el Canadà era un "país fracassat". A Escòcia, és difícil pensar que els escocesos puguin crear per si sols institucions de més qualitat que les britàniques. I és difícil pensar també que una Escòcia independent permetria uns comptes públics més avantatjosos que els que tenen actualment. Segons Gavin McCrone, autor de "Scottish Independence. Weighing Up the Economics", el llibre segons els experts que ofereix una anàlisi més objectiva i neutral sobre els aspectes econòmics de la hipotètica independència d'Escòcia, en aquests moments i durant les darreres dècades, els escocesos gaudeixen d'un tracte fiscal molt avantatjós en el conjunt del Regne Unit. És difícil que seguint al Regne Unit o esdevenint "independents" els escocesos puguin seguir en les properes dècades rebent el saldo fiscal favorable que han rebut a les darreres dècades. Si hi ha hagut un gran ascens del moviment independentista allà (com a Catalunya) les raons caldrà buscar-les en altres llocs, però no en la mala qualitat de les institucions o en el maltracte fiscal.

domingo, 20 de julio de 2014

Profesores y políticos: ¿regeneracionismo o despotismo ilustrado?

En las útlimas elecciones generales celebradas en Italia se presentó un partido (Fare per fermare il declino) liderado por un economista, Michele Boldrin, que presentaba un programa de reformas liberales supuestamente sacado de los libros de texto de economía convencionales. El partido sacó un 1% de los votos, y unos días antes de la votación incluso uno de los mejores economistas que lo habían apoyado, Luigi Zingales, se desmarcó del proyecto al descubrirse que uno de sus dirigentes había falseado su currículum al inventarse un máster que no tenía, lo que entraba en contradicción con dos de las promesas de la nueva fuerza política, la de decir siempre la verdad, y la de proponer siempre personal cualificado para los cargos políticos. Mientras Boldrin, caracterizado como turboliberal por la prensa italiana, se dedicaba a organizar su partido en Italia, por cierto, figuraba como director del think tank español Fedea, por lo que cobraba una nada desestimable suma de dinero. La lectura hoy del artículo de Fernández Villaverde y Garicano reclamando la existencia de un proyecto regeneracionista en España, del que sin demasiada modestia se consideran partícipes, me ha recordado la figura del citado economista italiano. La diferencia es que de momento Garicano y Fernández Villaverde no se atreven a dar el paso de presentarse a unas elecciones, quizás por temor a cosechar un resultado parecido al de los regeneracionistas italianos. Yo siempre he pensado, en cambio, y así está ocurriendo, que la regeneración de Italia sólo puede venir de su más que decente izquierda reformista. Los dos economistas españoles hablan en su artículo de varios libros regeneracionistas: de ellos ya he hablado del que escribió Molinas y del que escribió el propio Garicano. Seguro que los otros tres que mencionan son mejores que estos, espero leerlos en algún momento, y espero que a diferencia de los primeros, muestren alguna tensión igualitarista, de la que suelen carecer los textos de Garicano y Molinas. Nuestros regeneracionistas mencionan como sus ancestros ideológicos nada menos que a los redactores de la Constitución de Cádiz, a Costa y a Ortega; lástima que no tengan en cuenta a otras muchas personas en la historia de España que siempre vieron como algo inseparable la lucha por la democracia y por la igualdad, y que por ello fueron castigados con la muerte o con el exilio o la marginación. Quienes apoyan al partido dirigido por otro profesor, en este caso de Ciencias Políticas, Pablo Iglesias, sí se atrevieron a presentarse a las elecciones, y cosecharon cierto éxito. Yo no comulgo con las tesis de Podemos, pero por lo menos se atrevieron a someterse al escrutinio y a la prueba de las urnas, y ahora van a tener que defenderse ante quienes expongamos sus numerosas contradicciones. Otra cosa es que eso justifique que por ello a Pablo Iglesias le den un trato especial como profesor en su universidad, la Complutense de Madrid, como ví que se proponía su rector. Los profesores nos debemos ganar nuestros méritos en las aulas, en las publicaciones académicas, en las comisiones de acreditación y en las oposiciones. Los buenos profesores difícilmente son buenos políticos, y viceversa. Viví de cerca la época en que Pasqual Maragall intentó reconvertirse en profesor. Lo hacía muy mal. Volvió a la política. En un mundo ideal, nuestros mejores profesores nos gobernarían y nuestros mejores gobernantes serían nuestros profesores. En el mundo real, o por lo menos eso es lo que me pasa a mi, querer ser un buen profesor hace que no queramos pasar de ser unos ciudadanos politizados que escriben estupideces en un blog. Y si fuéramos buenos profesores o buenos políticos, o las dos cosas a la vez, alguno de los buenos políticos que a veces nos sondean amablemente pasarían de sus sondeos amables y nos arrastrarían por los pasillos hasta que dejáramos de ser lo que Tierno Galván llamaba "hombres de acción frustrados".

jueves, 17 de julio de 2014

El proyecto económico de los nuevos líderes socialistas

Los congresos extraordinarios del PSC y del PSOE de los próximos fines de semana no deberían estar monopolizados por la cuestión federal (empecemos a llamarle así, y dejemos de adoptar el lenguaje del adversario). El consenso entre la inmensa mayoría de la militancia sobre este tema es amplio y el apoyo de una gran parte de la sociedad civil es creciente, como ha puesto de relieve el reciente manifiesto por una España federal y una Europa federal, que por supuesto he firmado. Al ser extraordinarios, en estos congresos no se aprueban ponencias, lo cuál, junto con el hecho de que esta vez los secretarios generales ya están elegidos (y en el caso del PSC otros cargos importantes, anunciados por twitter), les resta interés aparentemente. Yo mismo dejé que pesara más la pereza que las ganas de ser delegado y no fui a la asamblea de mi agrupación a tal efecto, y en los fines de semana de los congresos tendré otras cosas que hacer (buena suerte compañer@s). Pero mejor así, los laboristas británicos ya descubrieron, después de suicidarse en los años 70, que una de las condiciones para volver a ser elegibles era que los congresos fueran meras puestas de largo donde el riesgo de sorpresas se minimizara.
Pero todo esto no debería ser óbice para que los nuevos líderes no dedicaran algo de atención, en realidad la máxima posible, a la necesidad de trabajar en el proyecto económico de la socialdemocracia. No comparto la opinión de quienes dicen que la socialdemocracia está en crisis, a no ser que sea en el sentido obvio de que siempre debe estar en crisis. La socialdemocracia es un proyecto presente en varios de los principales gobiernos del mundo, y donde no lo está es la principal alternativa, y es la segunda gran fuerza en el Parlamento Europeo. Ninguna otra ideología de izquierdas tiene más posiblidades de influir desde el gobierno, y menos habiendo ofrecido más bienestar a más gente durante más tiempo que la socialdemocracia. Pero desde Cataluña y desde España se ha contribuido poco en los últimos años a este proyecto económico, especialmente desde el fracaso en este terreno de los gobiernos de Zapatero, que no vino tanto por la adopción súbita de las políticas de austeridad, sino por la incapacidad de asumir las consecuencias de que se vivía en una burbuja financiera. Xavier Vidal-Folch lamentaba recientemente que los candidatos del PSOE apenas hablaron del problema del paro, y las recetas en este sentido son el aspecto más débil de las resoluciones de la conferencia política del PSOE. Es hora de desarrollar los trabajos ya hechos y profundizar y articular en políticas concretas las ideas socialdemócratas para desarrollar una sociedad con una fiscalidad elevada, con un estado del bienestar sólido, y con imposición sobre la riqueza de carácter internacional. Sólo la socialdemocracia puede encontrar un camino intermedio entre el populismo y la tecnocracia en un mundo globalizado.

martes, 15 de julio de 2014

Reseña del libro de César Molinas

La Revista de Historia Industrial acaba de publicar en su número 55 la reseña que Marc Prat (de la Universidad de Barcelona) y yo mismo hemos escrito sobre el libro de César Molinas "Qué Hacer con España". Con anterioridad, ya me había referido críticamente a este libro, que fue anunciado a bombo y platillo en la prensa. Desde entonces, varios autores han destacado las numerosas contradicciones en que incurre este trabajo, como en este comentario (la mención del libro de Molinas está hacia el final) de la Revista de Libros sobre el libro de Acemoglu y Robinson, que Molinas toma como punto de referencia.
Destaco de nuestra reseña los siguientes fragmentos (parece que el artículo entero no está en la red y sólo se puede leer adquiriendo la revista o buscándola en una biblioteca):
"En nuestra opinión al describir la historia económica española el autor adolece de presentismo, una tendencia, la de analizar el pasado a partir de los problemas y los esquemas del presente, a la que a veces no escapan ni los propios historiadores (...). El discurso de César Molinas, aparentemente partidario de la mejora de la calidad democrática, comparte características con cierto despotismo ilustrado (criticado por cierto por Acemoglu y Robinson, 2012) muy característico de nuestro país y de Occidente en las últimas décadas, corresponsable de algunos errores (que podríamos asociar a lo que se llama genéricamente neoliberalismo) que condujeron a la crisis vivida desde 2008. Nos podemos preguntar de qué sirve mejorar los métodos de elección y la calidad de nuestros gobernantes, si estos no tienen margen para escoger las políticas que quiera la mayoría; estas ya estarían decididas de antemano. En definitiva, a pesar de ser sugerente, provocativo y acertar en algunos de los problemas que afectan a la sociedad española, el ensayo de César Molinas es a nuestro juicio simplista y tendencioso".

viernes, 11 de julio de 2014

Mi voto, para Pérez Tapias

Después de pensarlo bastante, he decidido votar a José Antonio Pérez Tapias en la votación de todos los afiliados al PSC y al PSOE para elegir al secretario general del socialismo español. En la decisión ha pesado el hecho de que me parece el candidato de los tres que me parece que tiene más sustancia. No estoy de acuerdo con todos sus planteamientos, y me gustaría que de ser elegido fuera capaz de combinar sus inclinaciones izquierdistas en materia de igualdad y fiscalidad, con el reconocimiento de que en España son necesarias reformas importantes que nos alejen del proteccionismo y del ineficiente e injusto funcionamiento del mercado de trabajo. Pero Pérez Tapias es un humanista que es algo más que un político, que tiene una trayectoria identificable y que tiene posiciones más allá de frases enlatadas. Mi voto también es una protesta contra el tópico del relevo generacional, que llevado al extremo sólo genera generaciones enteras de personas que entran en la política sin oficio y no hay quien les aparte de ella. También me gusta del profesor granadino que tiene una posición pensada y trabajada sobre la vertebración federal del Estado y de Europa, aunque no necesariamente esté de acuerdo con todo lo que dice al respecto. Otros candidatos me parece que sobre la cuestión federal (lo que otros llaman la "cuestión nacional") hacían lo que los ingleses llaman "flip flop", o sea, decir por la mañana una cosa que alguien les parecía haber sugerido que quedaría bien, para desmentirla por la tarde cuando se daban cuenta del revuelo que se había creado. Me da la sensación de que Pérez Tapias ni dice lo que conviene a cada momento, ni rectifica cuando está convencido de algo porque haya causado revuelo. Además, le conozco personalmente (presenté en Barcelona su libro sobre el federalismo y dialogué con él en otro acto por skype sobre el mismo tema) y me parece una persona dialogante, que escucha y que tiene una visión claramente reformista de la acción política, es decir, que es consciente de que hay regenerar de verdad la acción política. Le pregunté al respecto en una reunión con militantes en Barcelona y me pareció convencido de que hay que terminar con el enchufismo en la administración y con la colusión con las grandes empresas. Otras veces he votado a los candidatos críticos y me he equivocado (no siempre). Esta vez (la cabra tira al monte) volveré a votar al candidato más crítico. Espero no arrepentirme. Creo que, dado que Pérez Tapias ha anunciado que no competirá por ser el cartel electoral, se garantizarían unas primarias ciudadanas abiertas y neutrales, y se postpondría la elección del líder natural, que a mi modo de ver debería ser alguien más sustancial que Madina o Sánchez (ojalá alguien tipo Jáuregui).

miércoles, 9 de julio de 2014

El mensaje de Dion en perspectiva

La visita del líder liberal federalista canadiense Stéphane Dion en Marzo pasado dejó una profunda huella entre quienes tuvimos la ocasión de conversar con él y de escucharle, como explica Daniel Guerra en Agenda Pública, comentando mi conversación con él. Me pregunto si todos mis amigos que han evolucionado hacia posturas soberanistas en los últimos años han tenido ocasión de prestar atención a los argumentos de Dion. Muchos de estos amigos habían evolucionado hasta hace poco de modo parecido a como lo hacía yo: ¿dónde se produjo el corte? Xavier Casals ha recogido en su fantástico blog la investigación sobre el paso del izquierdismo al fascismo de muchos políticos europeos (parece que no fue la excepción, sino la regla) entre las dos guerras mundiales. No es lo mismo que lo que está ocurriendo ahora, por supuesto. Pero hay dos factores que explican esa evolución que también podrían explicar la actual: el atractivo de la nación y la fuerza de las vocaciones políticas. Ahora por supuesto todo es más pacífico y postmoderno, pero es una lástima que mis amigos (por ejemplo quienes la semana pasada asociaban en la UPEC la "libertad" de Cataluña a poder votar sí o no a separarse de los españoles, "contra los que no tenemos nada") no escuchen más a Dion, y a otras voces que, sin renunciar a una vocación de compromiso público, no se dejan arrastrar por la fuerza de la nación. En este sentido, quiero destacar el excelente artículo publicado ayer en catalán en el diario Ara por Marc Murtra, que es complementario del "I don't Want to Choose" (no quiero elegir) de Dion. La libertad no es poder elegir entre blanco o negro. Eso puede servir para impedir la libertad, para falsear la democracia, y para dificultar la lucha por la igualdad. La libertad es construir una sociedad donde los seres humanos puedan ser libres e iguales.