jueves, 16 de junio de 2016

Ens hauran de seguir matant

Primer va ser Jean Laurès. Després va ser Ernest Lluch. Fa uns anys van ser els nois i noies de les joventuts socialdemòcrates noruegües. Avui ha estat la diputada laborista Jo Cox. Entremig, quantes persones que volien només un món millor i en pau han patit el mateix destí en guerres i persecucions. Tots ells han mort a mans de fanàtics nacionalistes (aparentment, en el darrer cas), tots ells per cometre el crim imperdonable de ser militants de la socialdemocràcia, la de veritat, la que no és fruit del cinisme ni de l'oportunisme. I per ser militants de la concòrdia i d'un món solidari en pau. No puc evitar recordar quan passa això les paraules dels que sovint presumeixen de no militar a cap partit polític. O dels que diuen que referèndums divisius com el del Regne Unit serveixen per "tranquil·litzar" les societats. O dels que es posen de perfil perquè passin les idees del nacionalisme i la discòrdia. O dels que donen per morts els partits de la socialdemocràcia una vegada darrera l'altra (per què es molesten en matar-nos si ja estem morts?). Això diu Xavier Mas de Xaxás a La Vanguardia: Jo Cox (41 años, madre de dos hijos y diputada laborista desde el año pasado) celebraba el tradicional encuentro semanal con sus constituyentes cuando esta tarde ha sido atacada por un hombre, que ha acabado con su vida. Estas reuniones son un pilar del sistema político británico. Los diputados atienden los comentarios, quejas y recomendaciones de los electores en su circunscripción, en este caso la de Batley and Spen (West Yorkshire), y si lo ven oportuno defiende luego estos temas en la Cámara de los Comunes. El atacante, un hombre de 52 años, discutió con Jo Cox durante varios minutos y luego disparó varias veces a quemarropa y la apuñaló. Antes de atacarla gritó “Britain First”, nombre de un partido de extrema derecha, fundado en el 2011, xenófobo, anti inmigración, anti islam y defensor de la cultura británica más tradicional. La campaña del referéndum sobre el futuro del Reino Unido en la UE ha entrado en la recta final. Falta una semana para el día de la votación y la inmigración se ha convertido en un tema clave. UKIP, el partido euroescéptico, arrancó la campaña con un cartel muy polémico sobre los refugiados, a los que utiliza para destacar que “la UE nos ha fallado, debemos marchar”. La campaña ha estado marcada por los tabloides. Esto significa muchos titulares de trazo grueso, muchas mentiras y muy poca reflexión serena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada