domingo, 26 de febrero de 2017

El partido de más y mejor Europa

Pasé el día de ayer en el Foro de Economía del PSOE, donde se empezó a trabajar en la ponencia económica del próximo congreso socialista coordinada por José Carlos Díez, y en la que participó una importante representación del PSC. La primera constatación que se desprende de pasar unas buenas horas en ese ambiente es que entre los socialistas sigue habiendo algunas de las personas más comprometidas y sensatas de España. Se hicieron numerosas propuestas que ahora habrá que destilar, pero me sorprendió gratamente la convicción de que muchos de los problemas de la sociedad española sólo se resuelven con más y mejor Europa. Sólo podremos recaudar más impuestos, luchar contra el fraude fiscal, impulsar el crecimiento económico, crear más y mejor empleo, gestionar los flujos migratorios, mejorar la productividad, si unimos fuerzas con el resto de conciudadanos y conciudadanas europeas, si desarrollamos una unión fiscal, con un presupuesto digno de este nombre, y unas políticas sociales europeas de salario mínimo, garantías de empleo e inversión en infraestructuras, aparte de seguir desarrollando y consolidando las ya existentes potentes políticas monetarias y de defensa de la competencia. Y sólo podremos contribuir a resolver los grandes problemas de la humanidad, como el cambio climático o la inestabilidad financiera, con una Europa fuerte y unida, el mejor adversario de los nacional-populismos en ascenso, como muestran Hamon y Macron en Francia o Schulz en Alemania. El "partido de Europa" en minúscula, no tiene por qué limitarse a los socialistas, por supuesto que hay europeístas en otros partidos, pero el partido que más ha hecho por el europeísmo en España es el PSOE, y por lo tanto este partido en esta cuestión ha acumulado una credibilidad de la que no anda sobrado en otros temas, y que otros partidos no tienen. Cuando el presidente de la Comisión Gestora del PSOE citó el trilema de Rodrik y dijo que el estado nación estaba obsoleto como marco del contrato social pensé incluso que había una probabilidad elevada de que se hubiera leído "Qué es el federalismo" o por lo menos que hubiera bebido de las mismas fuentes. Que no supiera que el propio Rodrik propone resolver su propio dilema sorprendente y equivocadamente no por la vía de prescindir del estado-nación y sí por la vía de frenar la globalización no se lo reprocho, porque para eso hay que ser un junkie de los blogs de economía anglosajones. Los retos de la nueva revolución digital para el mundo del trabajo sólo se pueden abordar en el contexto de una economía fuerte, de una nueva forma de plantear la solidaridad, que sólo puede venir de más y mejor Europa. Otras fuerzas políticas, teniendo individuos europeístas, nunca se han tomado en serio como colectivos y han sido parte activa en la dimensión europea. Y esa dimensión es la que puede ofrecer una esperanza real, sin engañar a nadie, sin buscar atajos. La España en la Europa del futuro no sólo debe ser una fuente de emigrantes jóvenes, sino una sociedad abierta de donde salgan y vuelvan personas jóvenes, y donde vengan personas jóvenes de otros países durante un tiempo o para siempre, para innovar, emprender, repoblar los pueblos y los territorios. El socialismo en España nos ha puesto en el pasado en esa gran rampa de lanzamiento. Ahora hay que utilizarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada