lunes, 24 de marzo de 2014

En busca del Krugman español

Agenda Pública publica hoy una nota sobre "Democratizar la economía". Quisiera expresar aqui mis puntos de coincidencia y de discrepancia con esta nota.  Mi coincidencia es que la economía como disciplina científica está en crisis, y que hay que buscar alternativas epistemológicas e institucionales. Mi discrepancia es que esta crisis tenga que ver con las matemáticas como tales. Sé que la nota no dice exactamente eso, pero me preocupa su tono "anti-matemáticas" en un país como el nuestro tan dado a despreciar cuanto ignora. En España hay un vacío que no existe ni en Estados Unidos ni en Francia, entre otros países: no hay buenos economistas de izquierdas. Me explico: los economistas con más prestigio profesional académico a nivel internacional no son de izquierdas (algunos ocultan su ideología, otros son abiertamente de derechas, otros se camuflan tras el independentismo catalán). Los economistas de izquierdas no tenemos suficiente prestigio académico internacional. Así de claro, me incluyo y espero no herir sensibilidades. En otros países existen economistas de izquierdas que han alcanzado gran prestigio sin renunciar ni un ápice a construir una ciencia mejor. ¿Es menos matemático Samuel Bowles que los economistas a quienes critica? ¿Paul Krugman? ¿Thomas Piketty? ¿No tiene que aspirar a ser científica la economía? Beinhocker tiene un excelente libro explicando los intentos por construir una economía que abrace mejor la complejidad y que dialogue mejor con otras ramas del saber, no sólo la sociología y la historia, sino también la biología, la antropología y las ciencias de la computación.
La crisis de Fedea, muy bien explicada en este artículo, podría servir para reflexionar sobre esta cuestión. Fedea ha sido un foro liberal crítico, que ahora parece que está sometida a un acoso para que pierda su sentido crítico. Su blog "Nada es gratis" ha tenido gran éxito porque se ha apoyado en el prestigio profesional y científico de sus autores. El último director de Fedea, el "volcánico" Michele Boldrin, en su país no ocultaba mientras dirigía Fedea su ideología turbo-liberal (por utilizar el vocabulario de la prensa italiana), que le llevó a crear un partido político, que tuvo un éxito perfectamente descriptible en las últimas elecciones italianas, y que ahora aspira a concurrir a las elecciones europeas junto con otras fuerzas liberales. Sería muy deseable que existieran plataformas de izquierda y centro-izquierda que tuvieran el prestigio público y profesional que se ha ganado "Nada es Gratis", pero para eso no hay que renunciar jamás a la pretensión de construir mejor, y no peor, conocimiento científico. (Como dirian en inglés, "disclosure": soy licenciado en historia aparte de licenciado y doctor en economía, hijo de matemáticos, y en mi juventud fui durante un período un político profesional; lo digo para que quede claro que no hablo desde una torre de marfil, sino desde una profunda preocupación y reflexión de décadas sobre la necesidad de comunicar bien la ciencia, de la necesidad de enfoques pluridisciplinares, etc. -tengo abierta una ventana en mi ordenador con un capítulo que estoy redactando sobre "la lógica borrosa y la economía moderna").

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada