domingo, 30 de octubre de 2011

Viva Aznar y la selección, por si acaso (por Pedro Alas)

Hoy hay un interesante artículo del Profesor Garicano, de la London School of Economics, en El Pais de los Negocios. En él se repiten los argumentos habituales sobre la necesidad de que en España se lleven a cabo reformas estructurales, y en particular, una profunda reforma laboral. En el artículo se añade, a diferencia de otros artículos similares incluso del mismo autor, una llamada a que estas reformas se hagan de forma que vayan acompañadas de medidas redistributivas que eviten que las consecuencias en terminos de equidad hagan las reformas inaceptables. Añadir este comentario es muy importante, porque en un pais con 25% de fraude fiscal, con un estado del bienestar muy precario y en peligro, y un sistema impostivo que hace caer el grueso de la carga fiscal en los trabajadores, simplemente es inaceptable que una gran parte de la clase trabajadora adulta vea peligrar su modo de vida sin ningún tipo de compensación a cambio. En eso es en lo que hay que trabajar más: en las consecuencias distributivas de las reformas estructurales. Lo malo de los artículos de los economistas de consenso es que hay que aguantar como intentan colar a Aznar entre los presidentes del gobierno que tomaron medidas impopulares muy necesarias (según el autor, la entrada de España en el euro, como si ésta no hubiera sido una decisión por consenso tomada ya por gobiernos anteriores). O que se ven en la necesidad de poner el deporte español como ejemplo: si hemos sido capaces de ser excelentes en deporte, por qué no en innovación... Como si no fuera muy probable, como creo yo, que exista una correlación negativa entre innovación y excelencia en el deporte como espectáculo: quizás si diéramos menos importancia al deporte como espectáculo, seríamos más productivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada