jueves, 27 de octubre de 2011

Elogio del socialismo vasco (por Francesc Trillas)

El socialismo vasco es muy distinto del socialismo catalán, entre otras razones porque la sociedad vasca es distinta de la catalana, y porque la sociedad vasca, y el socialismo vasco, han sido sometidos al terror de ETA. Desde lejos, muchas veces hemos pensado que cometían errores y hemos pensado que nosotros haríamos las cosas de un modo distinto. Pero es muy fácil ver las cosas desde lejos. Hace muchos años, en 1984, un servidor fue al País Vasco a un evento electoral de las Juventudes Socialistas. Ahí conocí a José M. Mújica, y a un amigo suyo catalán que vivía en San Sebastián, que se llamaba Jaume Torras (creo; ¿qué habrá sido de él?). Me llevaron de copas y a ver un partido de fútbol en Atotxa. Yo no podía imaginar que Mújica iba un día a presenciar el asesinato de su padre en las calles de su ciudad. Ni puedo imaginarme ahora muy bien qué fue eso, porque es inimaginable, como también lo es haber presenciado otros asesinatos arbitrarios de padres y madres por parte de etarras. Odón Elorza, un socialista vasco muy digno, dijo que había que pedir perdón por el GAL, que por cierto dejó de existir hace unos 25 años. Los socialistas vascos han soportado de todo, pero han seguido trabajando por la paz, y lo siguen haciendo aguantando de todo por parte de la prensa de la caverna, a la que podemos seguir todas las mañanas gracias al "Ojo Izquierdo". Algún socialista vasco se merece el premio Nobel de la Paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada