martes, 16 de diciembre de 2014

¿Dónde están nuestros patriotas europeos?

Vemos pasar una tras otra conferencia de nuestros líderes políticos, y uno tras otro manifiesto o artículo resabiado sobre la ubicación de la soberanía nacional, y cuesta mucho encontrar a alguien que sufra por Europa, que es donde realmente nos jugamos el futuro de la soberanía popular y de la solución de nuestros problemas. No me refiero a envolvernos en una bandera y empezar a pegar gritos contra los que no son europeos, me refiero a un sentimiento de solidaridad que deje atrás la disgregación y violencia del pasado, el nacionalismo y el populismo que amenazan con hacernos regresar al pasado. Y que abrace la solución democrática a nuestros problemas compartidos, que sólo hallarán solución en el marco europeo. En otros países es fácil encontrar a patriotas europeos como
Magris, Piketty, Fischer, Cohn-Bendit, Scalfari, inlcuso Gordon Brown, que no abren la boca si no es para hablar de nuestro único futuro posible, que es un futuro compartido. Eugenio Scalfari decía hace dos domingos refiriéndose a la imperiosa necesidad de avanzar hacia una Europa más federal que confederal, donde se produzcan más y mejores cesiones de soberanía desde los estados miembro hacia instancias democráticas de gobierno europeo:
"in una struttura federale il potere di Renzi, come di tutti i capi di governo dei Paesi membri dell'Ue, diventerebbe simile al potere d'un governatore regionale o del sindaco di un'area metropolitana".
Curiosamente, hay una frase muy parecida de JA González Casanova (¿nuestro patriota europeo?) en su último e imprescindible libro “Cataluña, federación o independencia”: “cuando el gobierno que reside en la capital del reino lo sea de un estado miembro de la futura federación europea, será asimilable a cualquier consejo ejecutivo de una de nuestras más responsabilizadas comunidades autónomas, las cuales, tras la progresiva pérdida de soberanía del Estado español en favor del Estado federal europeo, permitirán que España siga autogobernándose desde su propia base y cada vez más cerca de los problemas de su ciudadanía". Es imprescindible vincular el debate sobre el futuro constitucional de España y Cataluña al debate europeo. De paso si se pone a ello, quizás podríamos convertir a Pedro Sánchez en un estadista. En la conversación de hace unos días de Federalistes d'Esquerres con el eurodiputado de ICV Ernest Urtasun le dije que yo creía que los federalistas de izquierdas de toda España y Europa no nos uniremos por algo que sólo se entiende en Cataluña, como es el "derecho a decidir", pero que sí que nos podemos unir por algo mucho más hermoso y compartido, que es la unidad de una Europa que se organice como una democracia de calidad (no confundir con el radicalismo democrático de votarlo todo ahora ya). Claro que hablar de Europa y tenerla como centro de nuestras preocupaciones a a algunos como Mas y Junqueras les obligaría a contarnos con qué aliados piensan hacer según qué. La soberanía nacional hoy se contradice con la soberanía popular: ésta será multi-nivel, y cada vez más europea, o no será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada