viernes, 11 de julio de 2014

Mi voto, para Pérez Tapias

Después de pensarlo bastante, he decidido votar a José Antonio Pérez Tapias en la votación de todos los afiliados al PSC y al PSOE para elegir al secretario general del socialismo español. En la decisión ha pesado el hecho de que me parece el candidato de los tres que me parece que tiene más sustancia. No estoy de acuerdo con todos sus planteamientos, y me gustaría que de ser elegido fuera capaz de combinar sus inclinaciones izquierdistas en materia de igualdad y fiscalidad, con el reconocimiento de que en España son necesarias reformas importantes que nos alejen del proteccionismo y del ineficiente e injusto funcionamiento del mercado de trabajo. Pero Pérez Tapias es un humanista que es algo más que un político, que tiene una trayectoria identificable y que tiene posiciones más allá de frases enlatadas. Mi voto también es una protesta contra el tópico del relevo generacional, que llevado al extremo sólo genera generaciones enteras de personas que entran en la política sin oficio y no hay quien les aparte de ella. También me gusta del profesor granadino que tiene una posición pensada y trabajada sobre la vertebración federal del Estado y de Europa, aunque no necesariamente esté de acuerdo con todo lo que dice al respecto. Otros candidatos me parece que sobre la cuestión federal (lo que otros llaman la "cuestión nacional") hacían lo que los ingleses llaman "flip flop", o sea, decir por la mañana una cosa que alguien les parecía haber sugerido que quedaría bien, para desmentirla por la tarde cuando se daban cuenta del revuelo que se había creado. Me da la sensación de que Pérez Tapias ni dice lo que conviene a cada momento, ni rectifica cuando está convencido de algo porque haya causado revuelo. Además, le conozco personalmente (presenté en Barcelona su libro sobre el federalismo y dialogué con él en otro acto por skype sobre el mismo tema) y me parece una persona dialogante, que escucha y que tiene una visión claramente reformista de la acción política, es decir, que es consciente de que hay regenerar de verdad la acción política. Le pregunté al respecto en una reunión con militantes en Barcelona y me pareció convencido de que hay que terminar con el enchufismo en la administración y con la colusión con las grandes empresas. Otras veces he votado a los candidatos críticos y me he equivocado (no siempre). Esta vez (la cabra tira al monte) volveré a votar al candidato más crítico. Espero no arrepentirme. Creo que, dado que Pérez Tapias ha anunciado que no competirá por ser el cartel electoral, se garantizarían unas primarias ciudadanas abiertas y neutrales, y se postpondría la elección del líder natural, que a mi modo de ver debería ser alguien más sustancial que Madina o Sánchez (ojalá alguien tipo Jáuregui).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada