miércoles, 9 de julio de 2014

El mensaje de Dion en perspectiva

La visita del líder liberal federalista canadiense Stéphane Dion en Marzo pasado dejó una profunda huella entre quienes tuvimos la ocasión de conversar con él y de escucharle, como explica Daniel Guerra en Agenda Pública, comentando mi conversación con él. Me pregunto si todos mis amigos que han evolucionado hacia posturas soberanistas en los últimos años han tenido ocasión de prestar atención a los argumentos de Dion. Muchos de estos amigos habían evolucionado hasta hace poco de modo parecido a como lo hacía yo: ¿dónde se produjo el corte? Xavier Casals ha recogido en su fantástico blog la investigación sobre el paso del izquierdismo al fascismo de muchos políticos europeos (parece que no fue la excepción, sino la regla) entre las dos guerras mundiales. No es lo mismo que lo que está ocurriendo ahora, por supuesto. Pero hay dos factores que explican esa evolución que también podrían explicar la actual: el atractivo de la nación y la fuerza de las vocaciones políticas. Ahora por supuesto todo es más pacífico y postmoderno, pero es una lástima que mis amigos (por ejemplo quienes la semana pasada asociaban en la UPEC la "libertad" de Cataluña a poder votar sí o no a separarse de los españoles, "contra los que no tenemos nada") no escuchen más a Dion, y a otras voces que, sin renunciar a una vocación de compromiso público, no se dejan arrastrar por la fuerza de la nación. En este sentido, quiero destacar el excelente artículo publicado ayer en catalán en el diario Ara por Marc Murtra, que es complementario del "I don't Want to Choose" (no quiero elegir) de Dion. La libertad no es poder elegir entre blanco o negro. Eso puede servir para impedir la libertad, para falsear la democracia, y para dificultar la lucha por la igualdad. La libertad es construir una sociedad donde los seres humanos puedan ser libres e iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada