jueves, 12 de diciembre de 2013

Un buen libro para una economía mejor

El libro de Joan Cals "Los intereses del futuro" (el título es un gran acierto), que fue presentado el pasado lunes en el Colegio de Economistas de Barcelona, es un excelente ejercicio de reflexión sobre el trabajo de los economistas y sobre el futuro de la economía. Su autor, catedrático de economía aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, lo ha escrito pensando en sus alumnos y probablemente pensando en si mismo y en sus colegas, que nos hemos visto en serias dificultades en los últimos años para explicar a nuestros estudiantes por qué hemos llegado a la crisis económica y financiera de los últimos años y cómo podemos salir de ella. Las explicaciones sobre los fallos en el funcionamiento de la economía y en la labor de los economistas que llevaron a la crisis son convincentes, a la vez mesuradas y fuertemente críticas. Las páginas dedicadas a las dificultades pero a la vez a la esperanza del proyecto europeo son de un indudable valor formativo y sirven para guiar al lector en una cuestión compleja, pero indispensable para navegar por nuestra realidad tal como es. Su reflexión sobre la crisis de las cajas de ahorro, y cómo se pudo haber evitado con una mejor gobernanza, denota una gran sensibilidad sobre la necesidad de desarrollar instituciones con una buena dosis de compromiso social. Su llamada a impregnar el conocimiento económico de una dimensión ética, y las estrategias de desarrollo de un elevado componente de sostenibilidad medio-ambiental así como de equidad, merece ser escuchada. La conciencia social del autor no le impide ser riguroso en sus planteamientos, presentar pros y contras, y reclamar un esfuerzo reformista que permita avanzar por la vía de un desarrollo sostenible. Quien busque soluciones milagrosas a problemas complejos deberá buscar en otras ofertas. Las encontrará sin dificultades. El libro está escrito por una persona mesurada que escribe tal como habla, muy alejado de otras voces más estridentes que demasiado a menudo dominan las ondas y las páginas. Joan Cals va a tener difícil competir con otras ofertas más sensacionalistas, pero ojalá les supere en las listas de ventas para mejor aprovechamiento de los actuales economistas, futuros economistas, graduados en otras ciencias sociales, y el público en general. Nuestra economía y nuestra sociedad saldrán ganando con ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada