domingo, 13 de enero de 2013

Cariñocracia en Chile

En Chile tendrán lugar elecciones presidenciales a finales de 2013. Las últimas encuestas vaticinan una amplísima ventaja de la anterior presidenta Michelle Bachelet. El cariño extremo que manifiesta por ella el electorado hace que se hable de “cariñocracia”. Tanto es así, que si se celebraran elecciones hoy, no haría falta una segunda vuelta. El resto de posibles candidatos, tanto de la derecha como de la izquierda, se hallan a años luz de la líder socialista, que en la actualidad ocupa un alto cargo en las Naciones Unidas y pasa su vida lejos de Chile en Nueva York. Esta distancia, junto con un bien administrado silencio (todavía no es oficial que será candidata, aunque ya nadie lo duda), la sitúan por encima de una desprestigida clase política. El actual presidente y el centro-derecha gobernante son ampliamente impopulares: un pasatiempos habitual es ver en You Tube los gafes del presidente Piñera (hay uno muy bueno donde persigue a Obama en una cumbre para saludarle). No deja de ser preocupante sin embargo que la posible victoria del centro-izquierda tenga lugar sin la necesidad de un proceso de reflexión y elaboración con una cierta profundidad, que realice una autocrítica de los anteriores gobiernos de la Concertación, que se vieron sometidos también a un gran desgaste, y que no consiguieron solucionar algunos de los problemas históricos de la sociedad chilena (como la desigualdad o la educación). Aunque a igualdad de condiciones, el pueblo chileno tiene buena memoria, y la impopularidad de la derecha tiene unas raíces muy profundas, como refleja este  documental de denucia de la trayectoria del diario conservador El Mercurio, el más influyente de Chile todavía, durante la dictadura de Pinochet. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada